Fam blogtrip por la Comunidad de Madrid, 3º día: 29 de noviembre

Pensamiento visitado 195 veces

El Escorial

Este tercer día del blogtrip se ha levantado muy frío también aunque bonito. Nos hemos dirigido en el bus hasta el pueblo de San Lorenzo del Escorial donde se halla el complejo del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial ubicado en la Av Juan de Borbón y Battemberg, s/n
El complejo consta de varios recintos: el Palacio Real donde vivió la familia real española, un panteón, un colegio, una biblioteca, una basílica, sepultura de los reyes españoles y por supuesto el Monasterio. Por cuestiones de tiempo y de accesibilidad, bnosotros solo visitamos el Monasterio.

Grupo en los exteriores del monasterio, se ven arcadas ornamentadas.

Felipe II fue el que imaginó y con ayuda de sus arquitectos creó esta obra monumental que se construyó en el siglo XVI entre los años 1563 a 1584. El Monasterio fundado por la órden de San Jerónimo actualmente está ocupado por frailes de la órden de San Agustín.

Grupo en el monasterio en una sala con cuadros y la escultura de un ángel.

La visita ha sido interesante, aunque confieso que los monasterios no son de los edificios que más me atraen, aún y así me ha gustado escuchar la historia de éste y de como Felipe II lo hizo su casa.
En cuanto a su accesibilidad, nos hemos podido mover con bastante comodidad con las sillas de ruedas pero no han ofrecido ningún material accesible como guía en braille, alguna maqueta para poder hacernos una idea los ciegos de como es el monasterio y el resto de monumentos o información en código QR para acceder a ella con el smartphone.

La visita ha durado toda la mañana y al terminar nos hemos acercado en el bus al hotel Los Lanceros ubicado en la calle Calvario 47 en el propio San Lorenzo del Escorial y de nuevo gracias a la app de cheffs voice he podido escuchar de que se componía el menú. Hoy hemos comido ensalada de jamón ibérico con melón y parmesano al Pedro Ximenes, chipirones a la americana y brocheta de fruta con chocolate templado. Y sí, si veis por ahí fotos del blogtrip conmigo con unos tomates en la cabeza, son de esta comida… Ya veis lo “mal” que lo estábamos pasando.

Teatro accessible

Hoy el ritmo del viaje se ha calmado y al terminar de comer hemos vuelto a Madrid con el bus al hotel, a descansar un rato antes de salir de nuevo ¡al teatro!
Nos hemos puesto guapos y hacia las 8 hemos llegado a la calle Príncipe 25 donde se encuentra el teatro Español para ver la obra Las Troyanas que es además accesible.

Eurípides con los vencidos. Después de la guerra de Troya (o cualquier guerra que podáis imaginar hoy, ayer, mañana), parece que ya está todo acabado, que la “gran acción” ha terminado. Pero entonces, como el comercio cuando acaba el horario comercial, empieza la otra acción, la acción de la que no se habla, la que se hace “por derecho” con los ciudadanos de “segunda”, la que no cuentan en las noticias: el reparto de las mujeres como esclavas “sexuales”, o esclavas de cualquier otro tipo.

Hécuba, Políxena, Casandra, Andrómaca, Briseida, Helena, esos nombres… u otros nombres cualquiera… a ellas se las rifarán para hacer más daño a los vencidos, para acabar con un país, con una cultura. Taltibio lo recuerda desde hoy, porque jamás lo ha podido olvidar desde que estuvo allí, porque esa “salvajada” le ha quedado dentro para toda la vida, no lo ha dejado vivir… ni morir. Por eso necesita contárnoslo cada noche, para liberarse de ese recuerdo que lo privó de la humanidad que ha de tener una persona.

Hécuba lucha por la dignidad, por la suya y por la de todos… porque cada palabra y cada destino de las mujeres que están esperando qué será de ellas, produce un choque frontal contra la ley, contra la democracia, que es lo que ella defiende defendiendo sus derechos.

Los que me conocéis ya habréis intuido por la temática reivindicativa y social de la obra, con mujeres como protagonistas, que me ha gustado y mucho, y me ha encantado su altísimo nivel de accesibilidad.

Núria en el teatro con auriculares siguiendo la obra con audiodescripción.

El teatro es accesible para personas con mobilidad reducida, la obra está subtitulada, con audiodescripción, adaptada para bucle magnético y amplificación del sonido en la sala. El teatro prestará un dispositivo individual para cada tipo de necesidad.

Núria y uno de sus compañeros de blogtrip en la plaza Santa ana con el teatro Español iluminado de fondo.

Para cenar, porque ya teníamos bastante hambre, lo hemos hecho en el bar Ana la Santa ubicado en la Plaza de sta Ana 14 muy cerquita del teatro y hemos cenado de tapeo. Unas tapas deliciosas todo hay que decirlo y además ha sido creo una de las cenas más divertidas… En realidad las cenas especialmente las recuerdo sobre todo por el alto nivel de risas que me llevé.
Hoy sí, hemos llegado bien tarde al hotel así que toca descansar rápido para el día siguiente, ya el último día del blogtrip.

¡Síguenos y no te pierdas nada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *