Sintiendo Irlanda. 1º día: Primer contacto en Dublín.

Pensamiento visitado 301 veces

Esta aventura empieza como un viaje sorpresa organizado por Juanjo. ¡No hay sorpresa que me fascine más que un viaje a no sé dónde!!!! solo sé que serán 4 días, fuera de españa y en una del top5 de ciudades que me hizo elegir de un listado de distintas ciudades europeas, a saber: Dublín, Estocolmo, Berlín, Londres y Edinburgo.
Yo tengo la sensación que será Dublín la elegida, sobre todo porque es la primera en mi top y yo qué sé… porque me encanta.

un taxi me recoge al salir del trabajo y Jj, yo y nuestros peludos de 4 patas nos vamos directitos al aeropuerto. En este viaje no nos acompaña nuestro pequeño Vikingo, mis padres dijeron de quedárselo ya que es un viaje corto y así nosotros vamos más “a nuestro aire” y el peque también está más tranquilo en la casa del pueblo con sus Avis.
Es en el aeropuerto donde se desvela la sorpresa… ¡¡¡Volamos a Dublín, nos vamos a Irlanda!!!!

Volamos con Ryan Air y a diferencia de otras ocasiones con esta compañía, esta vez embarcamos los primeros y es mucho más cómodo para acceder siendo que vamos con las maletas de cabina y los perros guía. Nos instalamos en una fila que nos han dejado para nosotros dos los 3 asientos, ¡genial! más anchos que irán los perretes a nuestros pies. Y mientras el resto del pasaje va entrando, yo empiezo a grabar audios y a desconectar el móvil.

Salimos algo más tarde de la hora programada pero llegamos on time a Dublín, hacia las 19H hora local. Ahora sí desembarcamos los últimos, aunque la asistencia tarda muchísimo en aparecer pero aparece y en una furgo nos llevan del avión a la terminal donde otro chico de asistencia nos acerca a la zona de llegadas donde nos quedamos esperando a nuestro guía de la compañía ExcursionesDublin.com
Casi media hora después y habiendo aprovechado para empezar a interactuar con los irlandeses, ha llegado nuestro guía y conductor, Germán.
Hmmm, pues no tiene mucha pinta de ser de por aquí ¿verdad? Pues no, es de granada aunque lleva 7 años viviendo en Dublín y unos 4 años con su empresa de excursiones Dublín en marcha. según Juanjo tiene muy buenas críticas en Trip Advisor así que por eso se animó a contratarles, por eso y porque no pudo encontrar guías nativos que hablaran español.

Una vez puestos los perros a hacer sus cosas y montados ya en un bus privado, dado que Germán viene directo de haber hecho un tour por Irlanda del Norte, nos hemos encaminado al centro de Dublín a empezar a saborear las noches irlandesas.
Hemos aparcado en O’Conell Street y dando un paseito nos hemos acercado al The Parnell Heritage Bar & Grill ubicado en la 72-74 Parnell St, North Citydonde nos hemos puesto manos a la obra en empezar a catar las delicias gastronómicas que Irlanda nos ofrece.

Juanjo y núria en primer plano sentados en un sofá en un pub sonriendo y de fondo una cabina telefónica de decoración y colgando del techo unos banderines.

juanjo ha cenado un “Traditional irish stew” hecho con cordero y acompañado de verduras y yo una “traditional Beef & Guinness casserole”, ternera macerada con Guinness acompañada de verdura y puré de patata todo servido en una cazuela de barro. ¡Estaba buenísimo! además de super contundente. y para beber aunque no soy muy cervecera, no podía no pedirme como mínimo una media pinta, de cerveza rubia eso sí. Los platos no eran baratos, 12€ cada uno y la media pinta unos 3€ pero como he comentado, con ese plato quedas más que saciado.

JJ y Núria sentados en el sofá del pub, de color rojo. Sonríen, Núria tiene una media pinta de cerveza y Juanjo una coca-cola y de fondo se ven cuadros en las paredes.

Mientras cenábamos hemos podido disfrutar de música en vivo y he sido feliz, aunque no era música tipicamente celta y hasta han traído agua a los perros. Hay que decir que los dublineses parecen super sociables y están encantados con Oldo y Whost.

después de la cena Germán nos ha acompañado al hotel, nos alojamos en el Tara Towers ubicado en la Merrion Rd, Dublin 4, D04 A3K1 Está algo alejado del centro de Dublín pero era lo que buenamente nos podíamos permitir, los hoteles en el centro de dublín parece que tienen precios prohibitivos al menos para nuestro bolsillo.

El hotel es correcto, un 3*. Como imaginaréis no es muy accesible en cuanto a que no tiene señalizaciones en braille o relieve de los números de las habitaciones, tampoco en los ascensores, ni voz que indique en que planta estamos, no hay menús en el restaurante en braille ni insertados en códigos QR… Vaya, por desgracia lo que viene siendo lo habitual, aunque al menos los accesos al hotel en si y al comedor tenían rampas así que punto positivo para las silleras y silleros viajeros ;).
Como también viene siendo habitual, la mayoría de las carencias de accesibilidad quedan atenuadas por la gente amabilísima que trabaja en el hotel y que nos ayuda en todo lo que podamos necesitar, desde ayudarnos a buscar algún sitio para que los perros hagan sus necesidades, cosa que no es tan fácil como podáis imaginar, hasta traernos cada mañana el desayuno ya que es desayuno bufet, o indicarnos donde están los ascensores o la puerta de salida si nos despistamos.

por lo pronto Irlanda cumple con mis expectativas, que no eran pocas precisamente, mi primera sensación del país y su gente es de flechazo absoluto.

Experiencias inclusivas: Windoor túnel de viento. ¡A volar se ha dicho!

Pensamiento visitado 102 veces

Juanjo y Núria con los monos de vuelo, ambos sonriendo, con el casco en la mano y Juanjo con las gafas para volar puestas.

Y por fin pudimos ir a probar el túnel de viento en el Windoor de Empúria Brava. Es una experiencia que compré en Navidad para Juanjo y para mí y teníamos hasta el 22 de junio de 2018 para canjear el cupón por los vuelos, en nuestro caso compré dos vuelos para cada uno, cada vuelo de un minuto.

A las 9 de la mañana y acompañados por mi prima Laura, sí! la fotógrafa oficial de mis blogs, y mi tía, nos montamos en su coche JJ, yo, el vikingo y Oldo y nos pusimos en ruta dirección Empúria Brava. Se puede ir también en tren hasta figueres y de ahí coger un bus hasta Empúria brava. aquí tenéis la info de Cómo llegar al Windoor

En coche son algo menos de 2 horas sin hacer paradas.
Teníamos la experiencia de vuelo a las 13H aunque te piden que estés una hora antes. nosotros lo cumplimos con creces y como llegamos tan pronto aprovechamos para hacer el check in en el que nos tuvieron que ayudar a rellenar una solicitud de datos y ya aprovechamos a buscar buen sitio cerca del túnel de viento y nos tomamos unos refrescos.
Eric alucinava viendo a la gente volar en el túnel! sobre todo cuando los instructores hacían un pequeño vuelo de exhibición cada vez que terminaba uno de sus grupos de vuelo.

A las 12 y media nos llamaron al grupo 7 para bajar a dar una pequeña clase teórica. Robby nuestro instructor nos contó un poco las posiciones de vuelo:
Estirados boca abajo, los brazos extendidos por arriba de la cabeza y como si estuviéramos abrazando una gran pelota, con las manos abiertas y las palmas enfocadas hacia abajo. Las piernas un poco abiertas y los pies con las puntas lo más horizontales posible, es decir nada de enfocarlas hacia el suelo sino siguiendo la pierna. Las piernas o bien tenían que estar bien estiradas o bien encogerlas un poco, a criterio del instructor.
La cabeza en principio no mirando hacia el suelo sino levantada, mirando hacia el frente.
Para indicarnos las posiciones y como dentro del túnel no se oye nada por el ruido del viento, el instructor se comunica con sencillísimas señales gestuales, pero en el caso de Juanjo y mío, las señales serían táctiles. Un toquecito en la frente del casco para levantar la cabeza, un toquecito en la nuca para agacharla y en las piernas un toquecito en los gemelos para estirarlas y un toquecito en la tibia o sea la parte delantera de los gemelos para encogerlas.
Nos hizo ponernos a todos, no solo a Juanjo y a mí en una pequeña camilla para practicar las posturas y nos contó que se había especializado en enseñar a personas con discapacidad… no, si ya se notaba ya. La soltura que tuvo con nosotros, la naturalidad, las estrategias… son de una persona que ha tratado a menudo con discapacidades. de hecho nos comentó que un día vino una familia en la que el padre iba en silla de ruedas e hizo el comentario que él no podía volar, y robby le dijo que quizá andar no, pero que volar sí que podría, y efectivamente el hombre se animó, lo probó y disfrutó muchísimo de esa experiencia… se ve que su mujer acabó llorando y todo de la emoción.

Terminada la teoría fuimos a por nuestros equipos compuestos de mono completo, gafas estilo buceo, casco y tapones para los oídos, nos vestimos, dejamos todo y me refiero a pendientes, anillos, relojes, colgantes… en taquillas y ya sí, entramos en la sala donde está el túnel. En esa sala solo accedemos los que vamos a volar.

Cada vuelo dura un minuto. Confieso que el primero se me hizo largo, me sentí muy desorientada sin poder ver ni escuchar nada, solo muchísimo viento y alguien que me iba moviendo para que experimentara el vuelo. El instructor entra con cada uno y como él dice, es él quien nos lleva, solo tenemos que dejarnos llevar y quizá ese fue mi problema, que en ese primer vuelo no lo hice o no del todo.
La sensación del viento en la cara me agobió y abría la boca mucho para coger aire, pensaba que quizá por la nariz no podría tanto… y así pasé ese minuto, además pensando que lo estaba haciendo fatal y no estaba manteniendo bien la posición. La boca al salir la tenía super seca! y me sentía algo mareada.

el segundo vuelo podía ser igual que el primero o twister, el instructor te lo pregunta y tú decides. El twister es que el instructor te sube por el túnel que serán unos 10 metros haciendo espiral y bajáis. Lo hace cogiéndote por las asas que el mono lleva en la espalda y también cogiéndote de un hombro y una pierna.
Tanto Juanjo como yo decidimos que queríamos el twister y ¡que gran decisión fue esa! ni punto de comparación con el vuelo anterior. Ciertamente entré de nuevo algo preocupada por ver como me sentiría esta segunda vez pero empecé a relajarme y cuando subimos hacia arriba fue sensacional!!! eso sí que lo hubiera repetido sin dudarlo! me encantó la sensación, la velocidad, la ligereza… Ahí sí que pude disfrutar y dejarme llevar totalmente.

Al salir Robby nos comentó que lo habíamos hecho muy bien y habíamos sabido mantener la posición. De hecho hubo un par de personas que se giraron por completo en pleno vuelo quedando panza arriba y es que hay que vigilar muchísimo con cualquier gesto que hagamos porque influye un montón en el viento. Por ejemplo, solo girar un pelín la mano puede hacernos descender.

Bajamos de nuevo para quitarnos todo el equipo, recuperamos los objetos de las taquillas y volvimos a subir para pagar los 5€ extra por cabeza que valía hacer el twister y para que nos dén nuestro certificado de vuelo.

El certificado de vuelo de Núria

Conclusiones e inclusividad de la experiencia

Es una experiencia para todos los públicos, como ponen en su propia web es apta desde los 4 hasta los 99 años. De hecho a ver si el año que viene lo probamos con el Vikingo si a él le apetece. Lo único que hay que hacer es dejarse llevar y como os conté más arriba, ya nos dijo Robby que hizo volar a personas en silla de ruedas.
Lo más problemático quizá es el llegar sobre todo si no tienes coche o alguien que te lleve. Se puede ir en tren y luego coger un bus pero el bus te deja en el pueblo, luego tienes que acercarte hasta el recinto.

Desde aquí pido que estén mejor comunicados todo este tipo de lugares porque no es la primera vez que nos sucede que cuando se trata de ir a casas rurales, experiencias de aventura en la naturaleza etc, o vamos acompañados de alguien con coche o nos es difícil o imposible llegar si no hay alternativa de transporte público.
Entiendo que parte de la gracia de las casas rurales y todo lo que se hace para disfrutar de la naturaleza es estar alejados del ruido y la civilización pero así las personas con necesidades diversas nos es más complicado de acceder. Sería buena idea si no hay transporte público, que el propio lugar, empresa, hotel…. ofrezca el servicio de recogida a la estación de tren o autobús que quede más cercana.

En el caso de windoor he visto que este servicio se ofrece pero me pareció entender que era para profesionales, de todos modos si llamáis para reservar y lo necesitáis, comentadlo a ver si también lo hacen para particulares.
Al final el consejo más importante es que lo probéis, lo disfrutéis y os paséis por aquí a comentarnos qué tal la experiencia.

Ya me despido no sin antes agradecer como siempre la super labor de mi fotógrafa oficial, Laura que se ha encargado tanto de las fotos como de los vídeos y por supuesto de su audiodescripción.

Diario de un perro guía. 14/04/2018. Y al igual que se baja, se sube.

Pensamiento visitado 172 veces

El día ha amanecido, o bueno,… ni siquiera aún salía el sol, igual que ayer. Esta vez a las 04:05 AM con Oldo dándome toques con el morro y dando vueltas por la habitación lloriqueando. Le he dicho que no, que al sitio, pero no ha servido de nada, me ha tocado sacarle y de nuevo ha hecho el uno y el dos, y de nuevo me he quedado desvelada más de una hora.
He ido a desayunar muerta de sueño, pero por suerte poco a poco he ido espavilando, ¡más me vale!!!

Después del consabido “haz” nos hemos montado en la furgo y a Madrid, hoy toca ruta por la zona de Argüelles.
Yo he sido la primera, y hemos practicado los comandos que ya os sabréis de memoria, “avanza, recto, dobla, recto busca cruce, sienta, quieto, recto bordillo, deja, despacio, derecha, izquierda).
Los que me conocéis ya sabéis que aunque soy muy tímida o quizá precisamente por eso, me gusta mucho hablar, no me callo porque los silencios me resultan súper incómodos, además en el fondo me gusta mucho conocer a gente y caerle bien, así que en general intento tragarme mi timidez y hablar. Con Richi por supuesto no ha sido una excepción, pero él hoy que sigue viendo que Oldo está muy pendiente a lo que hace, me ha comentado que mejor nos centremos en el trabajo y no hablemos tanto, y aunque en realidad es lo mejor y tiene razón… me he quedado algo cortada y me ha cambiado el humor, me he puesto seria y por supuesto me he callado. La verdad es que ciertamente el perro ha empezado a trabajar algo mejor y más conectado conmigo, sí, sigue mirando mucho a Richi pero he notado que me atendía algo más y eso me ha animado.
Hemos ido por la calle Princesa hasta Plaza España, hemos subido Granvía y cogido un bus para practicar. Pedimos al perro “busca bus y busca puerta”, detectamos la puerta, soltamos el arnés y subimos con el perro cogido de la correa. Lo de que encuentre un asiento vacío ya me ha dicho el instructor que en general es muy difícil. Nos hemos sentado porque no iba muy lleno y hablando, entonces sí, nos hemos pasado la parada que nos tocaba, así que hemos bajado pasado Moncloa y hemos andado un buen trecho pasando por un paseo con jardines a los lados, los jardines de Moncloa o algo así, y después de una buena caminata hemos llegado al punto de partida, la cafetería donde el resto esperaba.
Hemos quedado tanto Richi como yo y espero que Oldo también, muy contentos con el trabajo de hoy. Ha sido de largo el día que más hemos caminado y trabajado en calle y me ha encantado y por tanto mis ánimos se han visto positivamente recompensados.

Al llegar a la resi nos hemos despedido de Juan y Jose María, que se van ya a casa, ya que su curso es semidomiciliario. Eso significa que han pasado una semana en la escuela y la siguiente semana primero con uno y luego con el otro, su instructor, en este caso Amando, irá donde residen para ayudarles a consolidar sus rutas más habituales para hacer con el perro.

Después de comer, ¡qué rico se come! ¿lo había dicho ya? Sagrario sabe como manejar unos fogones, jeje, e Isi la camarera es un amor… Y también después del “haz haz” hemos tenido en la sala dos una sesión teórica donde Eloy nos ha hablado de la suma importancia del concepto de “recto”. Es la base en la que se fundamenta todo el adiestramiento de estos perros, es algo que por supuesto no es instintivo para ellos y que les cuesta mucho aprender.
Es básico y fundamental porque cualquier ruta por complicada que sea se puede descomponer en líneas rectas, así la tarea es más sencilla para el perro y para el usuario.
Nos ha puesto ejemplos y ha sido muy interesante aprenderlo y ser conscientes de ello.

Al terminar la charla y como Richi ya se había ido, le he comentado a Eloy el tema de Oldo y lo que me pasó ayer a la hora de querer limpiarle las patas y me ha aconsejado que lo haga muy despacio, que la bayeta la haga pequeña para que me quepa en la mano y que cuando termine, como excepción, premie a Oldo con una bolita de pienso, aunque al final hoy no ha hecho falta porque no hemos ido a soltarles.

Le he dado la comida, al cabo del rato agua, y nos hemos juntado en la habitación de Zuli con Kristel y los 3 perrines, Oldo, Guna y Lorien. En cuanto he soltado a Oldo con las otras dos, no sé si por la emoción o por estar con dos hembras o por qué, pero Oldo ha ido a la entrada de la habitación y ha echado el gran pis… a mí casi me da algo. Hemos llamado a Conchi, la chica de recepción y seguridad que está hoy para que nos ayude a limpiar el desastre, y yo he sacado al perro al “haz” por si le quedaba alguna gota más que echar.
No le quedaba nada pero ya me he quedado fuera, hace un sol fantástico y después de una semana casi entera de lluvia, necesito que me dé el sol y necesito vitamina D. Las chicas también se han animado a salir y hemos estado un rato de tertulia en el acceso del “haz” hasta que el sol ha aflojado y hemos trasladado la charla a la cafetería con el resto de compis.

Antes de cenar hemos vuelto a sacar a los perros, hemos cenado y yo me he duchado, de ahí que como nos íbamos a reunir en la cafe para hacer una despedida a Kristel y Jose Antonio que se van mañana por la mañana, he dicho que si era una fiesta de pijamas y así hemos ido casi todos. Zuli no porque no se encontraba bien y Manuel… bueno, Manuel es que es especial, él pensaba que quizá le gastábamos una broma y como tampoco ha ido nunca a una fiesta de pijamas, ha venido super arreglado, con pantalones de pinza, camisa blanca y corbata… todo un Dandi!
Nos hemos tomado una copa, hemos filosofado de temas bastante profundos que nada tienen que ver con una fiesta de pijamas, ha habido confesiones de algunos y a las 12 menos cuarto ya nos hemos ido a acostar. No olvidemos que a las 00:00H se activa la alarma y no se puede pasear por las instalaciones de la escuela, solo salir por las terrazas a sacar a los perros.
A ver si esta noche el amigo aguanta! que le he sacado super tarde.

Diario de un perro guía. 13/04/2018. Y el día de bajón tenía que llegar.

Pensamiento visitado 264 veces

No haber dormido bien esta noche porque a las 4 menos 20 de la madrugada un perro me ha despertado a base de darme con el morro en el brazo y dar vueltas por la habitación lloriqueando para que le sacara a hacer, no ayuda a afrontar un nuevo día con ánimos. De hecho es verdad que el pobre tenía necesidad.

Después del desayuno Richi me ha presentado a Linda, una instructora junior de una de las escuelas de perros guía de Praga que va a estar esta mañana con nosotros observando como trabajamos. Nos hemos presentado en inglés y hablado un poquito, parece muy maja.

La ruta hoy a sido por la zona de Delicias, y como siempre hemos tomado como campo base una cafetería y a trabajar. Yo he sido la segunda.
Como siempre Oldo ha respondido bastante bien a los comandos y como siempre también, ha estado super pendiente de Richi, si él iba a la izquierda, Oldo no paraba de mirar hacia ahí, si iba a la derecha lo mismo, si se quedaba algo atrás Oldo frenaba el ritmo. Lo de cada día, pero hoy será por el sueño o por lo que sea, me ha afectado más y, aunque el guiado en si ha estado bien, incluso el paseíto por dentro de la estación de Atocha con las rampas mecánicas de subida y bajada también las ha hecho correctas, yo he quedado triste y algo descontenta de nuestro trabajo. No puedo evitar compararlo con el trabajo que hacía hasta hace poco con Bella y claro… no es lo mismo. Es cierto que ultimamente tampoco era lo mismo el trabajo con Bella ya siendo mayor que cuando era jóven pero aún y así, teníamos esa compenetración tan absoluta que ya sin ni siquiera hablar, solo con pequeños gestos corporales suyos y míos, nos entendíamos.

Después de comer, nos hemos acercado a la pista de obstáculos que tienen montada con unos cuantos conos y ballas para seguir practicando el “recto” y el “dobla”. Al menos ha hecho solecito y quieras que no, se agradece y levanta el ánimo.
Oldo y yo hemos hecho bien la pista, solo se ha acercado demasiado a un obstáculo aunque no me ha rozado, pero a Richi le ha parecido que había que repetirlo y así lo hemos hecho, la segunda vez ya no se ha aproximado tanto.
Después de la pista, los 3 de Richi hemos ido al parque o zona ballada que tienen para soltar a los perros y hemos practicado la suelta, pero sobre todo hemos dejado que jueguen y se desquiten del estrés. Se lo han pasado genial y nosotros también de verles disfrutar. De nuevo mi bajón cuando ha tocado la hora de la llamada, Richi estaba presente y Oldo se ha ido con él sin hacerme ni caso. Al final Richi se ha quitado de la puerta, me ha hecho ponerme a mí, y entonces Oldo más o menos ha venido.

Al volver de la suelta ha tocado limpiarles porque como ha llovido todos estos días, el parque estaba muy enbarrado y no veas como llevaba Oldo las patitas y yo los zapatos. Pues en el momento de limpiarle las patas con una bayeta mojada… no veas el drama, el perro encogido y reculando todo el rato que no había manera de limpiarlo bien… una cosa exagerada! sé de sobra que son muy sensibles con sus patitas y que no les gusta nada que se las cojan, por eso solo quería frotarle la bayeta con suavidad por ellas pero ni así… Un desastre, tengo que comentarlo con el instructor.

Con todo lo del día estaba en pleno bajón, pero por suerte la jornada ha terminado mejor. En la cafetería, nuestro punto de encuentro de cada tarde, nos hemos relajado contándonos cualquier cosa y haciendo broma con Bea y eso me ha ayudado a desconectar.
En la cena, como Linda, la instructora que más arriba comenté que viene de Praga se queda a cenar, Bea me ha dicho que me la pone al lado que yo sé inglés. Con lo tímida que soy primero me he preocupado un poco pero qué va, ha sido muy divertido, hemos hablado un poco de su escuela de perros guía que es privada, aunque el estado te subvenciona creo que el 90% de los gastos del perrete y tú abonas el 10% restante, pero creo que también presentando algún documento la propia escuela termina de subvencionarte el perrín… eso último no terminé de entenderlo. Y luego ya hice de intérprete traduciendo las presentaciones de mis compis y la suya propia y Bea… bueno, Bea estuvo estelar con su super inglés, jajaja… con deciros que terminamos marcándonos Bea, Linda y yo un solo de la canción de Sweet Dreams que lo alucinaríais… los compis aún siguen procesando esa experiencia.

después de cenar he tenido la gran suerte de pasar un momento a la habitación de Linda y poder tocar a una cachorrita de labrador negro que se llama Vida, de unos 3 meses y medio, y que es una donación de esta escuela para llevarla a Praga. Como intercambio Linda les ha donado un cachorrito de los de la escuela de Praga. Qué perrita tan rica! estaba dormidita y al despertarla para poder tocarla no hacía más que bostezar… Una monada.
Con una ilusión ccumplida que era poder ver como era un labrador cachorro ya que nunca había tocado uno, he terminado el día.

Diario de un perro guía. 12/04/2018: Moncloa y Santander.

Pensamiento visitado 189 veces

Pues sí, estas son las rutas que hemos hecho hoy. Después de la rutina mañanera del “haz”, el desayuno y de nuevo otro “haz” de por si acaso, hemos subido a la furgo y nos hemos dirigido a Madrid. En el camino, Eloy, que es al que parece que más le gusta largar, es quien nos ha comentado un poco la ruta de esta mañana que va a ser por la zona de Moncloa.
Hemos llegado y como ayer, mientras uno sale a trabajar, el resto se espera en la cafetería.
la ruta la hemos hecho acompañados del instructor y paseando por esta zona, practicando de nuevo el “recto”, el “dobla” para esquivar obstáculos tanto fijos (como árboles, farolas, bancos, terrazas)… como móviles, que fundamentalmente son los viandantes, hemos buscado bordillos y cruces, hecho algún giro a derecha e izquierda… que se hacen partiendo del bordillo es decir, hacemos que busquen bordillo o cruce y ahí ejecutamos el giro avanzando el pie de la dirección a la cual vayamos a girar de manera bastante amplia y con un gesto o con la correa de manera suave decimos “derecha” o “izquierda” mientras gesticulamos hacia esa dirección y nos movemos junto con el perro.
En mi caso, porque como ya he comentado cada usuario tiene su ritmo y necesidades igual que cada instructor tiene su manera de enseñar…, hemos practicado el subir y bajar escaleras yendo a la estación de metro, el perro debe pararse en cuanto encuentra la escalera, nosotros si es de bajada bajar con un pie el primer peldaño y decirle de nuevo “avanza” y “despacio”. Hemos buscado puertas, subido escaleras en las que el perro tiene que “marcar” el primer escalón poniendo sus dos patas delanteras en él y pararse, nosotros localizamos el escalón, subimos un pie y de nuevo “avanza”, y hemos entrado en el Corte Inglés donde hemos practicado las escaleras mecánicas. Tanto para subir como para bajar se le pide que busque escalera, nos paramos en el acceso, localizamos con la mano la baranda para saber si suben o bajan y le animamos a entrar junto a nosotros cogidos de la correa. Para salir cuando notamos que estamos llegando, con el arnés le damos un ligero toque hacia arriba para que dé un pequeño saltito y así no pillarse las patitas.

Hemos quedado bastante contentos en general de la ruta, los perros obedecen bien los comandos aunque algunos como mi Oldo siguen ultrapendientes de Richi, el instructor, y es que como él mismo me ha dicho, ha tenido a Oldo desde el inicio, desde que la familia lo entregó a la escuela y claro, ha establecido un vínculo muy fuerte con Richi, y él me ha reconocido que es que él también le quiere mucho, ¡sin duda! le cambia tanto el tono y expresión de su voz cuando habla del perrín… es muy bonito oírle jeje.

No han sido rutas muy largas, así que el tiempo en cafetería no se ha hecho especialmente pesado, y hemos llegado a la escuela hacia las 12 y media con tiempo suficiente de ponerles a hacer, lavarnos las manos, darles algo de agua y llegar puntuales al comedor a la una y cuarto para comer.

Por la tarde de nuevo a la furgo todos, hacia las 3, y hemos ido aquí al lado, a la ciudad financiera del Santander, bueno, justo fuera. Hay una calle larga con unas rotondas que nos irá ideal para pasear, estirar piernas y practicar los obstáculos fijos y el recto. En este caso yo lo he hecho con Alex, y así también hemos visto como se comportan los perros cuando van delante o detrás. Como imaginaréis el ir detrás en general no les gusta nada, así que tiran para tratar de ponerse los primeros; ¿qué toca hacer entonces? con el arnés un pequeño toqueh hacia atrás y decir “despaaacio”.
El paseo OK, me ha gustado, he podido andar más rapidito y por supuesto no nos hemos dado con nada. Hemos subido y bajado y yo he querido repetir subiendo y bajando un poquito otra vez. Me ha costado porque en mi repetición Richi no ha venido, se ha quedado al lado de la furgo y Oldo primero ha sido reacio en arrancar pero lo he logrado, eso sí… con el perro no muy convencido pero bueno, ha hecho lo que le pedía y lo ha hecho bien.

La tarde al llegar a la escuela ha pasado un poco como el resto hasta ahora, dándoles la cena, hoy yo ya sola del todo, dándoles el agua a los 20 minutos, poniéndoles al “haz” y luego a las 5 y pico 6 a la cafetería a contarnos la jornada de hoy, cambiar impresiones con el resto de compis y a tomarnos un algo antes del siguiente haz y la cena.
Sí, les sacamos infinidad de veces, como dije en otra entrada anterior, son unos días de muchos cambios y estrés para los perretes y hay que darles muchas oportunidades para hacer sus cosas.

Después de la cena ya como siempre nos hemos recogido en nuestras habitaciones para ¿a que no lo adivináis? ¡bingo! ponerles una última vez a hacer y ya a descansar.

Aún estamos empezando a conocernos Oldo y yo, pero de momento noto que es un perrete muy majete, muy juguetón, también lo hará su juventud, imagino. Con los juguetes, aunque le gustan, no es de los que no se dejan coger ni coger su juguete, lo suelta bastante rápido y le gusta que se lo lance… También le encantan los “ponts”! como a mi Bellita! los ponts no es otra cosa que pasarme entre las piernas mientras se frota. Mi Bella en cambio cuando me la dieron era muy distinta, ahora es más cariñosa con todo el mundo, pero de jovencita era mucho más selectiva en cuanto a quién daba sus cariños y fiestas, no tenía el apego hacia sus instructoras como Oldo lo tiene y me parece que le costaba menos obedecer en la obediencia básica.

Diario de un perro guía. 11/04/2018: Primer contacto como guía.

Pensamiento visitado 253 veces

La alarma ha sonado a las 6, y vaya si me ha costado levantarme! como era de esperar, la primera noche ha sido algo movidita… Le ha dado no sé porqué un ataque de estornudos en plena madrugada, ha estado algo inquieto y además ha querido subirse a la cama apoyando sus dos patas delanteras. Por supuesto se ha llevado un no y un baja como respuesta y ha decidido que lo más inteligente era dejar dormir a la “borde” de su compañera y no volver a intentar semejante idea.
Hoy hace mucho frío y aire pero aún y así he aguantado en el “haz haz” como una campeona hasta que ha hecho el número 1 y el 2. Es una manera sutil no sé si americana, yo la aprendí en Rochester de decir que el perro ha hecho pis (nº1) y caca (nº2).

Después de desayunar, yo como siempre mis dos tostadas de pan con tomate y aceite y un colacao calentito, de nuevo a ponerles a hacer y ya con la ropa de abrigo y el chaleco del perro, ya que el asa del arnés aún no nos la han dado, hemos ido a la zona de carga de las furgos y el equipo de Richi y Heloy que somos Alex, Javi, Yo, Zule y Manuel nos hemos montado y a Boadilla a hacer nuestra primera ruta.

Hemos ido a practicar por Boadilla mismo, en una zona de urbanizaciones. Hemos comprobado qué asa de los 4 tamaños que hay me va mejor a mí y… me ha venido un momento de shock y mente en blanco. El volver a notar un arnés en mi mano con mi nuevo compañero pero al mismo tiempo notar que no es el arnés que he llevado tantos años, el de Rochester y que mi acompañante ya no es compañera si no compañero, que ya no es mi Bella… junto que además yo daba los comandos en inglés y ahora son en castellano, me han provocado como decía ese lapsus de bloqueo. Y mira que he oído a Juanjo millones de veces con sus perros guía que ambos son de Madrid!!!! pero yo estaba con mis “forward, straight, right, left, sit, down, stay… good girl!”
Por suerte en cuanto Richi me ha dicho que para empezar a andar el comando es “avanza” la cosa ya ha fluido y me he ido acordando del resto y tranquilizando.

Hemos practicado los comandos de “recto” un poco “derecha” y el “dobla” este último comando es que el perro haga un pequeño desplazamiento, que no giro, hacia la izquierda para evitar algún obstáculo que tenemos enfrente o por ejemplo para alejarnos un poco de la pared si vamos muy pegados a ella y la tenemos a mano derecha.
Me ha gustado sentir a Oldo y que él empiece a sentirme a mí. Empezar a conocernos y a entendernos… aunque esto llevará muchas semanas. Oldo está muy muy apegado a su instructor y es normal, por lo cual está más pendiente a él que no a lo que yo le pueda decir. Poco a poco. Aún y así la ruta ha ido muy bien, ha seguido bastante bien mis comandos y ha sido un bonito y agradable paseo.
De hecho en una zona ajardinada Richi ha soltado un poco a Oldo ya que quiere por ser el primer día darle al perrín algo de desahogo porque para ellos también es una situación muy estresante y no ha tenido ni que llamarle, aunque iba suelto iba pendiente a nosotros y no se alejaba… Una pasada!
Cuando he terminado mi ruta, he esperado junto al resto en una cafetería mientras los demás han ido trabajando.

Después de llegar a la escuela, ponerlos a hacer y comer nosotros, hemos tenido una charla muy interesante sobre psicología canina. Entre otros temas se ha hablado sobre los distintos tipos de sensibilidades que tienen los perros: corporal, auditiva, visual, emocional… hemos hablado de la obediencia, de técnicas psicológicas que usan en su adiestramiento como el condicionamiento clásico y operante y el refuerzo positivo.
Al terminar la charla hemos hecho más obediencia y práctica del comando “junto” en el hall yendo y viniendo por el pasillo de las habitaciones al comedor, evitando que los perros al cruzarse se saluden. La primera vez no ha salido muy bien, la segunda mucho mejor.

Hoy la cena se la he puesto yo con supervisión de Richi, eran 400 gramos pero lo hemos dejado en 3 vasos que son unos 300, Richi ha considerado que es suficiente por el momento.
El resto de tarde hemos descansado un poco e ido a la cafetería a charlar hasta las 8 que quien ha querido ha llevado al perro a hacer… yo me he entretenido hablando con Enrique el que está por las noches, he sacado al perrete y todos a cenar, a volver a sacar al perro y a descansar.

Diario de un perro guía. 10/04/2018: ¡Por fin nos conocemos!

Pensamiento visitado 391 veces

Hoy ha sido un día agotador, agotador emocionalmente, los nervios han sido junto con nuestros perretes los grandes protagonistas. Son más de las 11 de la noche y estoy absolutamente rendida, y eso que soy renovadora y ya me tomo las cosas distintas. Como me ha dicho alguien, esta vez se disfruta más… Al menos ya sabes un poco con lo que te vas a encontrar en cuanto a lo que se va a hacer en el curso, el perro o perra que te toca… ya es harina de otro costal pues cada uno es único e irrepetible.

Después del desayuno que es de 07:30H a 08:00, nos hemos juntado los usuarios de Richi (mi instructor) y Eloy (otro instructor de este curso) en la sala 2 y nos han presentado el material que vamos a usar, a saber: el arnés compuesto por el chaleco de cuero y el asa, la correa con el collar de trabajo, el silbato, el collar de descanso y el gentle leader.
Nos han explicado el uso de cada objeto y como utilizarlo y recomendaciones de mantenimiento ya que estos utensilios son para nosotros y nuestro perro.
Nos han dado también otro material, este por eso ha de devolverse al final del curso. Un comedero/bebedero metálico y dentro de él un cepillo, un peine, una gamuza y un pequeño kong. El kong es un juguete de goma dura o caucho no recuerdo bien en forma de cono con un agujero donde se mete un poco de comida y el perro se distrae mordiéndolo y golpeándolo para extraer su contenido. Es muy útil para algún ratito que tenga que quedarse solo o que esté aburrido y necesite algo que hacer.

Hemos ido a las habitaciones a dejar todo el material y de nuevo a la sala 2, ya sin bastones porque desde que entras en la escuela te animan a que guardes el bastón y en esa sala, ha venido uno de los momentos más importantes del curso, el conocer el nombre, raza, sexo y otros datos del que en breve será nuestro compañero peludo.
Han empezado por mí! qué nervios! de hecho fijaros si es importante el momento, que ellos quieren hacerle un símil a un parto… obviamente no es lo mismo, os lo digo yo que también soy mami pero sí que la emoción e intriga por poder después de tanto tiempo de espera sobre todo para los primerizos, conocer, tocar, ponerle cara al perrillo, es algo muy bonito y emocionante.
Mi nuevo compi de aventuras y viajes es Oldo! Es un labrador negro de un año y 8 meses que pesa 28kg, eso significa que es pequeño. De altura me han dicho que no crecerá más pero sí que aún ha de coger algo más de corpulencia. Richi dice que es una maravilla, que le encanta trabajar, que tiene mucha iniciativa y también sensibilidad.
Los demás perritos también son labradores, de los 9 que somos hay 6 negros y 3 canelita y de estos 9 solo hay dos hembras. Los nombres de la “patrulla canina” del curso 681 de la FOPG son: Oldo, Malik, Zizú, Guna, Polen, Daiko, Taxo, Lorien y Calco.

Una vez nos han dado los datos de todos los perros nos han hecho ir a las habitaciones a esperar donde uno por uno han ido recogiendo las ccorreas y trayendo a los perritos. Cuando Oldo ha llegado se me ha tirado encima, super amoroso!!! lametones, mordisquitos, saltos… es muy simpático, cariñoso y por lo que he visto al menos con el instructor, muy obediente, es impresionante como sabe pasar de 100 a 0 en un segundo.
Richi me lo ha presentado, nos hemos sentado para calmarle, hemos hablado un poquito del perro, con los nervios y la emoción ni me acuerdo bien del qué, solo recuerdo la voz como le ha cambiado al hablarme del perro que me entregaba y me ha encantado, oír la dulzura con la que me hablaba de Oldo y ver como Oldo le tiene devoción a Richi me ha tranquilizado muchísimo. Para mí era muy importante ver esa conexión entre perro e instructor aunque sé que va a ser algo más difícil que Oldo se vincule conmigo mientras vea a Richi pero me da igual… Lo lograré. Además me ha dicho Richi que le he caído muy bien a Oldo y que vamos a formar un gran equipo.

Al cabo de 20 minutos de estar juntos y solos perro y usuario en la habitación, hemos salido a practicar el comando junto por la residencia, yendo hasta el comedor y volviendo a la habitación y de nuevo al comedor. Practicando el entrar y salir de un espacio, en cuanto llegamos a una puerta, sentamos al perro, le decimos “quieto” picamos a la puerta para avisar que vamos a entrar, le mantenemos en quieto, abrimos la puerta, la dejamos a nuestra espalda, seguimos con el perro quieto y ya le decimos de nuevo “junto”, le hacemos pasar por delante nuestra y cerramos vigilando de no cogerles la cola.
En el comedor nos han hecho ir sentando y poniendo a los perros a nuestro lado izquierdo echados, con el comando “sienta” primero y una vez sentados, echarles con el comando “échate”. Así también hemos practicado la obediencia de mantenerles quietos al ir juntándose con más perros.

Hemos comido y Oldo ha hecho la intentona de levantarse alguna vez ya que Richi, su instructor se sienta a mi lado y claro, como le adora pues no puede resistir el intentar ir a saludarle. El trabajo aquí del instructor es realmente duro porque tiene que ignorar los gestos de amor del pero para que el animal poco a poco vaya desvinculándose de él y vinculándose con su nuevo compañero, en este caso compañera que soy yo.

A las 3 más o menos hemos ido saliendo a conocer la zona de hacer de los perros, yo ya la conocí ayer así que Richi me ha dicho que fuera investigándola con Oldo y poniéndole a hacer sus cosas y que él cuando terminara con Alex y Javi que son mis compis de equipo vendría conmigo y así lo ha hecho. La zona de hacer es grande, yo por ejemplo tengo una parte justo enfrente del dormitorio que es de tierra con setos y ahí pongo al perro y además soy la única ya que el resto de compañeros o porque sus instructores prefieren que sus perros lo hagan en asfalto o en el caso de mis dos compañeros de equipo porque sus habitaciónes dan al otro lado de la residencia, van como he comentado a una zona asfaltada que está cerquita de donde cada día tendremos que ir para coger las furgos que nos llevarán a hacer nuestras rutas.
Hemos reconocido pues este entorno y ya ha tocado la hora de la comida. En el caso de Richi hoy se la ha puesto él a nuestros perros y ha sido la mitad de la ración habitual, por aquello de los nervios y que pueden tener la barriga algo suelta.

La jornada de trabajo termina a las 4 y media y hasta las 8 y media que es la hora de cenar, tenemos libre.
Una vez ha cenado Oldo y han pasado unos 20 minutos, le he dado su agua y al cabo de otro ratito le he vuelto a sacar. Sobre todo estos primeros días hay que darles muchas oportunidades de salir por si acaso.
Nos hemos juntado en la cafetería a contarnos un poco nuestras primeras experiencias y sensaciones, los renovadores por tener que cambiar de chip y empezar de 0 más o menos, con un nuevo perro y los nuevos empezando a vislumbrar lo que es el pasar de un 600 = a bastón, a un ferrari = perro guía.

Hemos cenado, hoy se nota mucho el cansancio emocional como decía al inicio del post de tod@s y de nuevo hemos puesto a los bichillos a hacer y ya cada uno a su habitación para terminar el día.

Diario de un perro guía. 09/04/2018: Llegamos a la escuela

Pensamiento visitado 733 veces

He tenido mis dudas sobre donde publicar este diario sobre mi nuevo perro guía, si aquí o en mi blog personal, pero he pensado que éste es el sitio más adecuado. Este blog es una puerta al turismo inclusivo, a las experiencias y escapadas para tod@s, y yo no entiendo el irme de viaje o hacer mi día a día sin mi compi peludo… Al menos si la ley lo permite, que ahí entraríamos ya en harina de otro costal, porque cada país tiene las suyas propias.
La cuestión es que a parte de hablar de inclusividad, SixSense Travel pretende también que sepáis el esfuerzo, importancia y necesidad de que existan los perros guía. Que veáis, todos los que aún no lo conozcáis, cómo un cachorrito pasa por distintas etapas, todas con mucho esfuerzo y cariño, para terminar convirtiéndose en un maravilloso perro guía que nos acompaña a las personas ciegas y nos da una seguridad, una autonomía y una forma de vivir totalmente diferente. Que también nos dan todo su amor y fidelidad y que para nosotros son mucho más que nuestros ojos, y que no tienen nada que ver con una mascota o con un capricho de llevarles porque sí.

Ojalá este diario sirva para visibilizar la tarea tan grande que hay detrás de estos fantásticos perretes y que llevan a cabo desde las escuelas de perros guía, las familias educadoras, los instructores y por supuesto los usuarios que somos quienes pasaremos más años con ellos.

He cogido el AVE que salía de la Estación de Sants en Barcelona a las 08:00 y a las 11H hemos llegado a Atocha. En ese tren daba la casualidad que iba ya uno de mis nuevos compañeros de curso, Juan se llama, así que el chico de ATENDO que nos ha recogido en el tren nos ha acompañado al punto de encuentro donde Amando, uno de los instructores que estará en este curso nos esperaba y junto a Zule,de Málaga, y Jose María, de Valencia, nos hemos subido a una furgo y a Boadilla del Monte, donde se encuentra la Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG).

Han ido llegando el resto de compañeros, Alex de Gijón, Cristal y Javi de Madrid, Jose Antonio de Málaga y Manuel de Mallorca, y también han llegado el resto de instructores. Al final somos 9 usuarios y 4 instructores.

Nos han asignado las habitaciones, yo tengo la 2 y nos han dado un ratito para instalarnos. La habitación está muy bien, es muy amplia, con una cama inmensa con su mesita de noche, un escritorio con cajones, un butacón, una alfombra donde dormirá el perrete, armarios empotrados, un baño grandote con ducha, aparato de calefacción y aire acondicionado, acceso wifi y la salida a una terracita particular que desemboca en la zona de lo que llaman el “haz haz” o lo que en Rochester llaman el “parktime” que a mí me gusta más, pero bueno, al final es el sitio donde hay que sacar a los perros a que hagan sus cosas.

Una vez más o menos instalados, cada instructor ha ido recogiendo a sus alumnos y nos han enseñado un poco las dependencias de la residencia, sobretodo aprender a ir de los dormitorios a la cafetería, a recepción, al comedor y a la sala 2 donde daremos la mayoría de charlas. Hay muchas más dependencias que nos han contado, pero nos han dicho que poco a poco entre hoy y mañana terminaremos de verlas.

Está muy bien porque todas las salas y destinos varios están señalizados en el suelo con marcas de encaminamiento, así que en principio no hay pérdida siempre y cuando no nos salgamos del camino xD.

A las 2 hemos comido, aunque ya nos han dicho que en general la comida será entre la una y cuarto y la una y media, y a las 3 nos hemos reunido en la sala 2 donde Matilde y Alberto, la directora de la escuela y el coordinador respectivamente, han venido a presentarse y a contarnos un poco sobre el funcionamiento de la escuela, sus mejoras, sus proyectos de futuro y las normas de convivencia para estos días. Una vez han terminado, se han ido, y los cuatro instructores nos han contado un poquito más sobre las normas y horarios de este curso, y ya se han despedido hasta mañana.

La tarde la hemos pasado sobre todo en la cafetería charlando y empezando a conocernos, y como no, creando un grupo de whatsapp para tenernos localizados.
Ha venido Bea, la gobernanta que nos atiende para la cena y además lleva el servicio de cafetería y lavandería, y nos ha tomado nota de los menús para mañana, ya que nos dejan escoger entre dos primeros platos y dos segundos, y nos ha contado los horarios de comedor, de cafetería y el funcionamiento de la lavandería, los días de recogida de la ropa, cuándo nos la va a entregar, etc.

Hemos cenado y ya sí, nos hemos retirado a nuestras habitaciones. Yo a llamar a Juanjo y a mi pequeñín para escucharles, hablar un poquito y darles la bona nit.

Mañana más, mañana es el día en que nos conoceremos mi compi de aventuras y yo… estoy nerviosa, emocionada y algo tristona por mi Bella, pero bueno… es lo que hay y seguro que este nuevo o nueva compañera será también genial.

Podcast de la escapada al Vilar Rural de Arnes

Pensamiento visitado 675 veces

Los 3 peques con cabezudos, bruja, león y extraterrestre

Justo el fin de semana anterior a Semana Santa y coincidiendo con el lunes día del padre y final de las Fallas, encontramos una super oferta para el Vilar Rural d’Arnes con descuentos del 10 al 15% dependiendo de las noches que fueras a quedarte, así que no nos lo pensamos ni un momento y la Familia Vikinga junto con Annabel de La Nave del Bebé y Tecnología en Familia, y Ruth de Ruth2M dos grandes mamis blogueras y mejores amigas y sus familias, nos decidimos a pasar unos días por allí.
Annabel ya había estado antes y realizó Un post sobre su anterior visita

El vilar está ubicado en la calle dels Ports S/N, su teléfono es el 977 435 73, su e-mail es infoarnes@vilarsrurals.com y le podréis encontrar en las RRSS como VilarsRurals.
La población de Arnes está muy cerca dels Ports de Beseit y la vía verde, una vía que recorre la antigua línea de tren la cual se puede recorrer a pie, en bici… y que además tiene un tramo accesible para personas ciegas que va desde los pueblos de Bot hasta la Fontcalda.

Llegar al Vilar se nos hizo algo largo ya que tuvimos que coger dos autobuses. Salimos desde Barcelona en la calle Numancia, fuimos hasta tortosa y ahí bajamos del bus y en la misma estación tomamos otro que nos dejó en la propia Arnes. desde la parada a la casa hay unos 10 minutos a pie fundamentalmente por camino de tierra. Hay que decir que nuestros amigos nos recogieron en la parada mismo para ir juntos al hotel.

Queréis saber qué tal fue la experiencia y qué tal su inclusividad? ¡pues dadle al play y disfrutad!

Fam blogtrip por la comunidad de Madrid. 4º día: 30 de noviembre.

Pensamiento visitado 16 veces

Aranjuez y despedida.

Último día del Fam Trip, ¡quien me iba a decir que se me iba a pasar tan rápido!!! hoy hemos visitado Aranjuez pasando primero por su oficina de turismo a recibir la bienvenida de las autoridades locales.

Nuestra siguiente parada ha sido en el Palacio real de Aranjuez, ubicado en la Plaza de Parejas, s/n

núria y fachada exterior del palacio real de Aranjuez

La construcción de este palacio, situado a orillas del río Tajo, fue encargada por Felipe II en 1561. Desde la muerte de Felipe II y hasta el reinado de Felipe V, las obras del palacio quedan suspendidas. En 1715 se reinician las obras. Después de un incendio que destruyó el edificio y por órden de fernando VI, se acomete su reconstrucción y más adelante es Carlos III quien encarga la ampliación del palacio.
Las salas mejor conservadas y más conocidas de este monumento histórico son la sala de pinturas chinas, la sala de los espejos y el gabinete de porcelana.

El grupo dentro del palacio real, se ven unos escudos y una gran lámpara.

La visita ha sido muy interesante y extensa, la guía se ha explicado muy bien y aunque no había material en braille o maquetas del palacio, entre la guía E Isidro e Ivan, de Predif, me han ido enseñando partes de la decoración del palacio como tapices, sillería, cortinajes, algún elemento de porcelana… para que pudiera hacerme una idea entre lo que tocaba y las descripciones, de la imagen de sus salas.

Después de la visita hemos pasado de nuevo un momento por la oficina de turismo donde he podido tocar una maqueta de Aranjuez, y ya hemos subido al bus que nos ha llevado a nuestra siguiente parada.

Hemos llegado a la Bodega Real Cortijo de Carlos III, ubicada en la Calle de Leon Ruiz Ruiz, 0 para empezar a visitarla.

Grupo en el interior de la bodega, se ve el techo abovedado y barriles de vino a los lados.

Se construyó en 1782 por mandato de Carlos III para proveer de vino y aceite a la casa real, y funcionará bajo su auspicio hasta 1795, cuando es cedida por Carlos IV a Godoy quien amplía la bodega con la fabricación de aguardiente. En 1798 la corona recupera la bodega, dándole a Godoy a cambio la Albufera de Valencia.
A partir de entonces la bodega pasa por distintas manos: arrendamientos, ventas, uso militar por los republicanos en la guerra civil, ¡y hasta criadero de champiñones!
Es en el año 2000 cuando su actual arrendatario, “Cuevas del real cortijo de san Isidro S.A.”, restaura la bodega y recupera totalmente su función inicial de elaboración y crianza de vinos.

Genial visita, muy accesible e immersiva. Primero en el jardín la guía nos ha contado un poco de su historia, y luego ya hemos entrado en las cuevas para visitarlas.
Me ha encantado el ambiente, la sensación de frescor, el suelo de tierra, tocar las paredes… encontrar un montón de huecos donde se alojan las distintas botellas de vinos, he tocado también tinajas. Y hasta hemos hecho una cata de dos de sus vinos ahí mismo, un crianza y un reserva, ambos tintos.
después de la cata y de que quienes quisieran compraran vinos, nos han ofrecido también un pica-pica en unas mesas improvisadas y a la luz de unas velas colocadas en las paredes… Ha sido la mar de agradable, original y además la comida ha estado deliciosa, embutidos, quesos, canapés… Todo buenísimo.

Para digerir el pica-pica, nos hemos dado un paseo por los jardines del príncipe y hemos hecho visita autoguiada al museo de las falúas reales, digo autoguiada porque ha sido entrar y mirarlas, nadie nos ha dado ninguna explicación. Bueno sí, Isidro me ha ido leyendo lo que ponía en los distintos carteles y me ha descrito las falúas. Que por cierto son un tipo de embarcaciones.
Después del paseo disfrutando de la tranquilidad, el sonido de los gansos u ocas… no sé bien que eran pero iban paseándose por nuestros pies y el crujir de las hojas secas y reírme un montón haciendo el tonto con las hojas intentando hacer una foto mientras las soltábamos para que se viera como caían…. muy artístico todo… yo casi acabo haciendo la croqueta de la risa que me ha dado, hemos ido al hotel a descansar y arreglarnos para el final de fiesta de esta noche.

En el propio hotel hemos tenido un cocktail, la cena y un show flamenco.

En el espectáculo flamenco, se ve al grupo flamenco con los bailaores y la guitarra.

A mí el flamenco no me gusta, lo reconozco, pero es cierto que me ha impresionado escuchar la velocidad de los bailaores con el zapateao, ha de ser extenuante!!!! sobre el cante no puedo opinar porque soy una ignorante en ese arte, a mí no me gusta pero es que como digo, tampoco lo entiendo.
después del show y de poder tocar el vestido flamenco de la chica y hacernos unas fotos, la organización del evento ha dado un pequeño discurso de agradecimiento y despedida, dando así por concluido este fantástico fam trip por la comunidad de Madrid.

Yo también desde aquí quiero agradecer a Predif y a Madrid destino el haberme dado la oportunidad de formar parte de esta maravillosa experiencia, y haberme dado a conocer Madrid de una manera que yo, aún y habiendo vivido ahí durante 2 años y medio, no conocía. Muchas gracias y ojalá sigáis teniendo en cuenta a sixsense Travel en futuras iniciativas sobre turismo inclusivo.