Turismo inclusivo por Irlanda. 2º día: Excursión Celta

Pensamiento visitado 403 veces

Juanjo y Núria con sus perros guía en la playa de Bull Island y de fondo la bahía de Dublín

Empezamos el día con nuestra primera pequeña aventura… ¿Dónde ponemos a nuestros perros guía a hacer sus necesidades? y ¿Dónde podemos echarlas? Sí, a los que no viajáis con perros o a los que viajéis con perros pero no seáis ciegos, no se os habrá planteado este dilema porque o bien no lo necesitáis, o bien de un vistazo podéis buscar el sitio adecuado. En nuestro caso tuvimos que preguntar y por suerte había un árbol enfrente del hotel… bueno, menos da una piedra, así que ahí les pusimos pero…, ¿Y papelera, contenedor… cualquier recipiente para basura? pues no, ninguno en los aledaños. Cuando vino Germán, nuestro guía, nos informó que la papelera más cercana estaba cruzando una carretera de mucho tráfico y se hallaba ubicada en una gasolinera.

Y después de esta aventurilla nos hemos ido a desayunar. Es un desayuno bufet en el que por suerte los camareros, muy majos, nos han ayudado. Muy completo el desayuno, había pastas dulces, fruta, yogures y como no, pan para tostar, huevos revueltos, salchichas, bacon…. muy rico. Pues bien, ya con todo hecho, a las 9 de la mañana hemos emprendido ruta, ¡Hoy nos vamos de escursión celta!.

North Bull Island

La isla de North Bull Island, en irlandés Oileán an Tairbh Thuaidh es una isla situada en la bahía de Dublín. Tiene una playa de arena que recorre toda su longitud. Esta isla se formó a raíz del problema que había con los sedimentos que el río Liffey iba depositando en su desembocadura. Construyeron un muro y los propios sedimentos acabaron formando la isla, a la que se puede acceder en coche sin problema ya que está comunicada por un puente.

Juanjo y Núria de nuevo en la playa de Bull Island con sus perros guía y de fondo otra perspectiva de la bahía de Dublín

Hemos paseado un ratito por la playa y los perros han disfrutado mucho. Además la playa estaba casi vacía y me ha encantado poder tocar el agua del Atlántico, no tan fría como podría esperar! y recoger algunas conchas de recuerdo.
después del paseíto y la brisa marina, de nuevo nos hemos montado en la furgo hacia nuestra próxima parada.

Loughcrew

Loughcrew, del irlandés Loch Craobh que significa “lago del árbol está ubicado en Corstown, Oldcastle en el condado de Meath y alberga un conjunto de colinas en las cuales se hallan diversas tumbas megalíticas que se estima que tienen más de 5 milenios de antigüedad.
Es un lugar de acceso restringido así que estaba muy tranquilo cuando hemos llegado hacia el mediodía. Nos hemos puesto a subir una preciosa colina forrada de verdes prados, en la que a lo lejos oíamos a las cabras pastando… Qué paz, qué aire tan fresco y limpio, qué sol!!! y que ganas de hacer la croqueta por la colina en modo non stop. Una gozada de paseo para los sentidos.

Núria echada en un prado, Juanjo de pie riendo y vistas de montañas muy verdes.

Arriba nos hemos encontrado con los túmulos de piedra, tumbas o cairns de la época de los celtas. Ha sido magnífico poder tocarlos y sentir e impresionarnos del trabajo de esta cultura milenaria y fascinante.

Juanjo y Núria en la cima de la colina en uno de los túmulos de piedra mirando a cámara y sus perros Oldo y whost mirando hacia la derecha.

De hecho hemos podido acceder dentro de una de las tumbas, en la que Germán a parte de mostrarnos los grabados en las piedras en formas espirales, de hojas y flores y hasta de soles, nos ha contado que cuando la construyeron la orientaron de tal forma que los rayos del sol en los equinoccios inciden directamente dentro de esta tumba e iluminan los grabados que hemos estado tocando.

Juanjo y Núria dentro de la cámara de un túmulo, foto oscura, con símbolos grabados en las piedras.

Para entrar en el cairn hemos tenido que dejar a Oldo y Whost atados justo fuera porque era imposible acceder por el espacio tan estrecho con ellos. Al menos han recibido mimos de las personas que quedaron fuera esperando.

Trim

Al lado del río Boine y también en el condado de Meath nos encontramos con la población de Trim y su castillo, el Trim Castle, en irlandés Caisleán Bhaile Atha Troim. El castillo más grande de Europa de la llamada arquitectura normanda, que ocupa un espacio de unos 30000m².
después de comer en el Trim Hotel, hemos accedido al Castillo gratis, aunque creo que es de pago y nos hemos estado paseando por los jardines y haciendo fotos, como no.

juanjo, Núria y sus perros guía dentro del recinto del castillo, con la torre de guardia detrás.

Lo que permanece del castillo es el edificio central de tres plantas de forma cruciforme llamado torre de guardia o simplemente torre, y también quedan en pie la parte de las murallas que caen hacia el lado de la ciudad de Dublin.

Núria y juanjo con los perrines en el recinto del castillo y detrás la entrada principal y algo de ruinas del castillo.

Se estima que el castillo empezó a construirse hacia el 1174 y se terminó alrededor del 1200. Quien empezó su construcción fue Hugo de Lacy y su hijo Walter la finalizó.
Aquí tenéis su Web con toda la información del Castillo

Al salir del castillo hemos paseado otro rato más por sus alrededores disfrutando de la naturaleza y del río Boyne. desde luego los perros están disfrutando tanto o más que nosotros estos paseos!

Hill of Tara

Nuestra siguiente parada ha sido en la Colina de Tara, Hill of Tara o en gaélico Teamhair na Rí (la colina de los reyes) también ubicada en el condado de Meath.
se ha considerado durante muchos siglos el centro espiritual e incluso político del país, siendo también el lugar del Árd Rí Éireann (gran rey de Irlanda).
Hemos subido hasta la cima de la colina, al son de un montón de cuervos, hay muchos cuervos en Irlanda! y allí nos hemos encontrado con una fortificación de la edad de hierro conocida como Ráith na Rig (la Fortaleza de los Reyes) o Recinto Real, con casi 1000 m de circunferencia.
La importancia de esta colina es por considerarse el asiento de los Reyes durante mucho tiempo. En su cima, en medio del Forradh o asiento real, se yergue la piedra del destino (Lia Fáil), un menir neolítico que tiene más de 4000 años, donde los reyes irlandeses eran coronados después de luchar por ello, ya que en aquellos tiempos la monarquía no era hereditaria. Según la leyenda, la piedra debía rugir tres veces si el aspirante al trono era el verdadero rey de Irlanda. esta piedra, según creían los celtas, había sido depositada por los anteriores habitantes de Irlanda, los Tuatha De Danaan, semidioses que con este ritual designaban a su rey.

Núria y Juanjo abrazando la Roca del Destino

Por probar, toqué la piedra pero por mucho que agucé el oído, no salió ni una diminuta vibración, y cuando Juanjo la tocó, más de lo mismo, el más absoluto silencio.

Al ir bajando de la colina, fuimos a tocar y a abrazar el Fairie tree o árbol de las hadas, donde los lugareños les dejan ofrendas como cintas atadas en sus ramas pidiendo deseos, golosinas, y hasta los chupetes de los pequeños que se los traen. Si hubiéramos venido con Vikingo os aseguro que hubiéramos dejado ahí su chupete, me parece una manera tan bonita y mágica para que el pequeño se despida de un objeto tan importante para él!!!
Nosotros les dejamos unas golosinas que muy amablemente nos dió una chica que estaba depositando un puñado también, ya que no traíamos nada para ofrecer.

Y ya acercándonos a la salida, nos fotografiamos con una estátua de Saint Patrick, a causa del cual la colina de tara fue perdiendo su influencia sagrada y religiosa ya que se fue imponiendo el cristianismo en el país y Saint Patrick fue uno de sus pioneros.

Juanjo y núria al lado de una estátua de san Patricio.

Podéis encontrar sus horarios de visita en su Web con toda la información de la Colina de Tara

Monasterboice

Nuestra última visita de hoy ha sido a Monasterboice o Mainistir Bhuithe, en el condado de Louth. Es un complejo monástico fundado por San Buite, un discípulo de san Patricio. Aquí podemos encontrar las ruinas de dos antiguas iglesias y de una torre circular y lo más impresionante, dos grandes cruces celtas de arenisca. La west Cross o Tall Cross y la cruz de Muiredach.

Juanjo y Núria sentados en la base de la gran cruz celta de Muiredach, por la cara oeste. A la izquierda se ve otra cruz.

Ha sido fascinante poder tocar los grabados de las cruces, especialmente la de Muiredach, están tallados en la piedra, son en altorrelieve y están maravillosamente definidos. En las cruces hay grabados pasajes del antiguo y nuevo testamento y alternadas con figuras geométricas, espirales…
En la cruz de Muiredach recuerdo perfectamente, como si las estuviera tocando ahora mismo, las escenas de Adán y Eva con la manzana prohibida, y la serpiente y la de Caín matando a Abel con un cuchillo. Tocamos otras escenas, pero estas son las que más vividamente tengo presentes por el impacto que me causó lo bien hechas que están.

Eran ya las 7 de la tarde cuando hemos dado por finalizada nuestra Escursión celta y nos hemos subido a la furgo para regresar a Dublin y al hotel, ya que hoy cenamos aquí para descansar y ponernos las pilas para mañana, que ¡Nos vamos a Irlanda del Norte! y eso significa un día muuy intenso en cuanto a kilómetros y a cositas por ver.

¡Síguenos y no te pierdas nada!

3 comentarios sobre “Turismo inclusivo por Irlanda. 2º día: Excursión Celta”

  1. Wow, que entrada más completa! Y me encanta el detalle de las fotos con el texto descriptivo, muchas gracias!
    Pero una cosita, me ha impresionado el tamaño del Trim Castle. ¿Segura que son 30.000 km2? ¿NO serán m2? Que 30.000 km son mucho km, jajajaja 😉
    Chulisima la visita. Mil gracias por describirla con tanto detalle!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.