Diario de un perro guía. 21/04/2018: La vuelta a casa.

Pensamiento visitado 10 veces

He puesto a Oldo a hacer dos veces por si acaso! no quiero sustos en tránsito, además le he hecho beber poquita agua, muy poquita, ya en casa que se sacie, además es lo que ayer nos recomendaron.
A las 7 de la mañana nos hemos despedido de Alex ya que él se irá algo más tarde con Richi ambos a Gijón para empezar su seguimiento y yo junto con Zuli y Manuel nos hemos ido con la furgo y con Eloy hacia Atocha, allí nos hemos quedado Zuli y yo y Eloy se ha ido a Mallorca con Manuel para empezar también su seguimiento.
En Atocha nos hemos encontrado con Juanjo, que ayer vino a Madrid para dar un taller y bueno… la idea era que hubiera venido con el Vikingo y haber pasado el finde en Madrid para verme en la escuela de Boadilla porque se suponía que teníamos que irnos la semana que viene pero al final las cosas han cambiado y como igualmente Juanjo tenía que viajar a Madrid, mis padres se han quedado con el peque y con Bella, como siempre hacen cuando lo necesito (que haríamos sin els avis/abuelos!) y hemos quedado en la estación para volver juntos a casa.

En el tren Oldo se ha portado estupendamente, le ha costado eso sí subir al AVE, entre el hueco entre vagón y andén y que además es una pequeña escalera, le he tenido casi que obligar a subir. una vez arriba pero, ya se ha quedado en su sitio a mis pies y no se ha movido en todo el viaje.
En el coche lo mismo, nos ha recogido mi padre y se ha quedado en los pies, bueno, algo inquieto pero bien.
Y en casa, pues la verdad que me ha sorprendido lo bien que han llevado tanto Bella como whost la incorporación de un tercer miembro canino a la familia.
En cuanto al peque primero se ha asustado un poco ya que Oldo es muy juguetón y bruto aún y si no le controlas tiende a ponerse a dos patas y a abrir la boca y cogerte la mano o el brazo, sin apretar claro pero para un niño de 3 años y medio, pues como que impresiona mucho así que el encuentro ha ido tal que así: “hola mamiiiii!!!! hola Oldoooo!!!” Oldo se le pone a dos patas y le abre la boca para jugar y el peque… a llorar claro está pero en cuanto le he explicado y ha entendido que esa es la manera de saludar y de jugar del perrito, se ha calmado.

El resto del día ha pasado tranquilo o todo lo tranquilo que puede pasar con un peque y 3 labradores. De hecho me ha gustado ver que mi Bella no parece afectada por el nuevo perro que he traído, whost sí parece algo más apagado, ha dejado de ser el único macho y el más jóven, además Oldo parece ser bastante dominante, a ver como acaban organizándose ese par de dos.
Tema pis, como era de esperar se le ha escapado, paciencia y a ver si se regula poco a poco.

Richi vendrá el martes a media mañana y haremos martes por la tarde y miércoles por la mañana seguimiento trabajando las rutas del trabajo y del cole del nene.

Y hasta aquí el Diario de un perro guía, ojalá sirva de mucho para muchos, tanto para los ciegos que os animéis a tener un perro guía, como para el resto de la sociedad que podáis saber un poco más y sobre todo de primera mano, como es la labor de estos fantásticos animales, todo el trabajo que lleva adiestrarlos, toda la gente que hay implicada en el proceso y sobre todo, la labor tan enorme que hacen estos perretes con nosotros, todo lo que nos ayudan y lo que llegan a significar.
No son un capricho, no son mascotas, son nuestros compañeros, nuestros ojos… así que por favor, antes de decir que no pueden acceder porque dejan pelo, porque pueden molestar, porque… “alguien les tiene alergia” y lo pongo entrecomillado porque desde luego hay quienes la tienen pero sé de buena tinta que hay muchos que usan la escusa para no aceptarlos… Pensad ya no solo que no podéis prohibirnos el acceso ya que por ley podemos acceder a todas partes exceptuando quirófanos y UCI, sino que están trabajando y ayudando a una persona en su mobilidad y a ser más autónoma.

Diario de un perro guía. 20/04/2018: De nuevo por Delicias y última ruta por Boadilla.

Pensamiento visitado 10 veces

Dos días sin que Oldo se haga pis en interiores, crucemos dedos para que siga así.
Hoy de nuevo hemos ido por Delicias a hacer ruta, esta vez Alex y yo la hemos hecho de manera conjunta y siempre con el instructor a nuestro lado. Nos hemos ido alternando el ir delante y detrás y ha sido una ruta bastante larga, diría que de las más largas que hemos hecho y ha salido bien. Mucha gente ya a esas horas de la mañana, las 10 cosa así, mucho obstáculo, distracciones, hasta otro perro guía nos hemos cruzado y como no, se han desesperado para intentar ir a jugar con él.
Al terminar nos hemos sentado en la terraza de una cafetería donde Javi nos esperaba y hemos desayunado con Richi. es una pena que no lo hayamos hecho más veces, no por el desayuno en si sino por haber estado más tiempo juntos, hablando, comentando la ruta y cualquier cosa que nos pudiera preocupar. Al terminar el desayuno Javi se ha ido a hacer su ruta y Alex y yo le hemos esperado en la terraza. Por cierto, richi nos ha invitado a desayunar, lo iba a hacer yo pero vaya, ha sido un detallazo por su parte.

Hemos llegado pronto a la resi porque Eloy y Richi tenían cosas que hacer así que he aprovechado a sacar a Oldo y a tomar un rato el sol en la terracita de la habitación.
después de comer Alex, Javi y yo con Richi nos hemos ido a hacer la última ruta por la larga acera que rodea el complejo de la Ciudad del Santander. Ha sido la primera y la última vez que hemos hecho la ruta los 3 juntos, alternando posiciones. Es una ruta muy sencilla, sin gente ni muchos obstáculos así que los perros no han tenido dificultades.

El resto de la tarde, después que Richi nos dé el pedazo de bolsa de pienso para llevarnos a casa para los primeros días antes que nos llegue el pienso que compremos lo he pasado despidiéndonos de Javi que se ha ido hacia las 5, haciendo maleta, dándome una ducha y a la cafetería, ya solo quedamos 4.
En la cafetería nos hemos encontrado a un grupo que mañana se van a Rochester a por sus perros guía… Confieso que primero no quería verles porque me remueven todos los recuerdos de cuando yo fui a por Bella y me resulta algo un poco doloroso ya que disfruté muchísimo y hubiera vuelto sin dudarlo si mis circunstancias personales hubieran sido otras. Al final pero me he animado y he ido y lo he pasado bien conociéndoles, charlando y contándoles un poco de mi experiencia ahí, eso sí, remarcándoles que yo fui hace 11 años y que seguro que las cosas habrán cambiado.

Hemos cenado juntos, he estado un rato con la chica más jovencita de las de Rochester y ya a la habitación a concluir el día, repasar maleta, llamar a Juanjo, poner a Oldo al “haz”, a escribir este diario y a dormir, mañana nos vamos muy prontito de aquí.

Diario de un perro guía. 19/04/2018: Ruta por Leganés y charla sobre la vuelta a casa.

Pensamiento visitado 10 veces

Buenos días, según me comentó simón ayer y antes también Richi, Oldo parece estar perfecto en cuanto a sus analíticas de orina así que fisiologicamente hablando no tiene motivos para que se le escape el pis ni para hacer tanto y con tanta frecuencia. No sé, yo sigo controlándole el agua y sacándole todo lo que puedo y aún y así, siempre cuando hacemos ruta, pide para hacer.

Hoy hemos ido a Leganés donde hemos hecho ruta al gusto, es decir que cada cuál ha practicado lo que más ha necesitado para su vida cotidiana. En mi caso hemos hecho metro.
Hemos trabajado en el barrio de El Carrascal y hemos utilizado ese metro, hemos utilizado las escaleras mecánicas para bajar que ha hecho bastante bien, aunque le cuesta algo entrar en ellas, hemos llegado al andén y probado de acercarme a las vías. El perro ha hecho desobediencia inteligente y se me ha cruzado por delante parándose y haciendo que diera la vuelta para ir en sentido contrario a la vía. Cuando ha llegado el metro hemos subido sin problema, hemos hecho una estación y bajado y de vuelta. Veremos qué tal lo hace en Barcelona en plenas horas punta y en Paseo de Gracia que está en el mismo centro de la ciudad, ya que esta estación y a la hora en que la hemos practicado, estaba más que tranquila.
En general pero, lo ha hecho muy bien, las escaleras mecánicas no le gustan y le cuesta entrar pero una vez dentro está tranquilo y sale bastante despacito, de hecho es lo contrario a Bella, ella entra muy bien a las escaleras, está tranquila pero para salir lo hace zumbando.

Ya en la residencia hemos comido y por la tarde hemos tenido la charla de la vuelta a casa que nos ha dado Eloy. Nos ha comentado punto por punto el informe que deberemos cumplimentar cada semana durante el primer mes y luego cada mes durante un año y es que son como unos 18 ítems y está bien saber exactamente a qué se refiere cada uno para luego rellenarlos de manera adecuada.
Después de esto hemos hablado ya sí, de la vuelta a casa, del viaje de mañana, de reducirles esta noche el pienso a la mitad y que beban muy poco agua para no tener sorpresas, de como si tenemos mascotas en casa hay que presentarles al nuevo miembro… En mi caso por ejemplo que ya tengo dos perros guía más, hay que de uno en uno sacar al perro de la casa a la calle, que se huelan, jueguen un poco, se empiecen a conocer y entonces entrar con ambos a la vez a casa. Una vez dentro, enseñarle al nuevo perro toda la casa llevándole de la correa.
Una vez terminada la charla y respondidas las dudas y preguntas nos hemos ido a sacar a los perros a hacer y los chicos de Eloy, o sea Zuli y Manuel a prepararse porque hoy les vienen las familias educadoras de sus perrines.
Yo he ido un ratito con Alex a la zona de suelta pero vaya, poco rato y luego ya le he puesto de cenar a Oldo.
Hacia las 7 he ido a la cafetería porque habíamos intentado quedar con Bea para hacerle a Javi la despedida ya que él como vive en el propio Madrid se irá mañana después de comer pero no nos acordábamos que venían las familias así que al final no ha habido despedida como tal. De todos modos a las 7 en la cafetería que hoy hay cañas de nuevo! y bueno, cuando he llegado justo ya se iban las familias así que al final nos hemos reunido como siempre un ratito antes de la cena.

Mañana ya es el último día y los nervios campan a sus anchas, al menos para mí… Vamos a ver qué tal funciona Oldo con dos perros más en casa, sin Richi y ya trabajando a tope. Mi peque no me preocupa, ya conoce a Oldo de haberle visto en fotos y en los facetimes de vídeo que hacemos y tiene muchas ganas de que lleguemos a casa y yo tengo ganas infinitas de ver a mi Vikingo.

Diario de un perro guia: 18/04/2018: Día institucional.

Pensamiento visitado 65 veces

Creo que hoy es el día que hemos trabajado menos y acabado más agotados.
Después de la rutina matutina del “haz”, el desayuno y otro “haz” hemos ido en la furgo al centro de Boadilla donde hemos hecho una pequeña ruta y de paso quienes lo han necesitado han parado en la agencia de viajes para empezar a comprar los billetes a casa. En mi rato de ruta por ejemplo he acompañado a Richi a comprar sus billetes para Gijón y Barcelona para la semana que viene que nos hará el seguimiento a domicilio.
Hemos vuelto a la residencia pronto porque a las 11 Simón, el veterinario nos esperaba para darnos primero una pequeña charla individual sobre nuestros perros y luego una colectiva.
Me ha comentado de Oldo que está muy bien, que todas sus analíticas están perfectas, que su peso ideal es el que tiene actualmente, 28kg pero que no pasa nada si oscila 2kg por arriba o por abajo, no más y que en las placas que se le hicieron de codos y hombros está perfecto y en lo que respecta a las caderas, en la derecha tiene una levísima displasia, no así en la izquierda que está perfecta. Me ha comentado que el límite correcto del ángulo de cadera es 105 y que Oldo está entre 103 y 104. Que como aún le queda un poco por desarrollar incluso podría corregirse pero que en cualquier caso esta pequeña displasia no afecta en nada a su trabajo.
de hecho de nuestro subgrupo de 5, todos han salido con algo de displasia excepto uno.
En la charla colectiva nos ha hablado un poco sobre las vacunas que lleva, las pipetas, un poco sobre el informe que también nos darán en papel y digital y ha respondido nuestras dudas y preguntas.

Finalizada la charla ha tocado la sesión de fotos, una individual cada uno con nuestro perro para el carnet de perro guía, otra grupal para tenerla de recuerdo y otra de nuevo individual con nuestro perro para regalarla a los educadores y si queremos, para tenerla también nosotros de recuerdo.

Al terminar hemos tenido el tiempo justo para poner a los perros a hacer nuevamente, relajarnos un poco e ir a comer. Hoy de hecho la comida ha sido a las 2 ya que comemos con la plana mayor de la FOPG, la directora, el coordinador y otras personas importantes de la fundación y ONCE. La verdad es que lo que hoy ha tocado, sin ser platos espectaculares es de lo que más me ha gustado… Pedazo de carbonara que hace Sagrario! y lo mismo puedo decir del guisado de ternera, que no he podido terminar… Con los tallarines carbonara ya hubiera tenido suficiente. Y aunque no me he terminado el guisado, por mis narices he tenido que probar también la tarta de queso de postre, casera por supuesto jajaja que también estaba rica.

Cuál ha sido el resultado de semejante comilona más una charla sobre el contrato de usufructo del perrín más la descripción de los papeles en tinta que hay en la carpeta que nos han entregado? Una somnolencia tremebunda unida a algún momento de desconexión… Suerte de mi grabadora! y de que nos van a enviar también por mail toda la información y documentos de la carpeta, contrato incluido.

También hemos tenido una pequeña reunión con Matilde la directora y Alberto el coordinador para hablar un poco de que nos ha parecido el curso, la estancia, si teníamos comentarios, sugerencias, críticas… Todos en general hemos dicho que la estancia, la residencia, las comidas, vaya que todo estaba muy bien, los perros, los instructores… Hemos hecho un par de comentarios en cuanto a cositas a mejorar y parece que… no han tenido muy buena acogida cosa que me ha sorprendido, entiendo que a todos nos gusta que nos halaguen y nos digan lo positivo pero si haces una reunión supuestamente también para escuchar aspectos a mejorar… Pero bueno, nada grave.

El resto de la tarde ya sabéis, la rutina del “haz” la cena del perrín, su agua, otro “haz” y a la cafetería, que hoy Bea si tenía cañas de chocolate!!!! y ya sabe y se acuerda que cuando tiene, al menos 2 nos las guarda a Zuli y a mí.

Bona nit, el curso ya va tocando a su fin y empieza a notarse el ambientillo prevuelta a casa con algo de nervios y espectativa del como irá.

Diario de un perro guía: 17/04/2018: Aprender aprendo, y divertirme, aún más.

Pensamiento visitado 120 veces

Qué maravilla esto de poder descansar la noche del tirón sin que un simpático perrete me despierte para hacer que le saque. Pequeño problema solventado!
Lo que no está tan solventado es a lo largo del día. Le saqué a las 7 menos 10 de la mañana, controlándole el agua, y a las 8 y 10 volviendo del desayuno se ha hecho pis justo antes de entrar en el dormitorio… y como sabéis no ha sido la primera vez, así que se lo he comentado a Richi que ha hablado con el veterinario y ha dicho que tomemos una muestra para analizar.

La ruta de la mañana hoy ha sido por Moncloa, además tenemos de nuevo observadores. Esta vez son dos cuidadores de perreras que se están formando para ser entrenadores, son Rafa y Olga, y van acompañados de Cristóbal que ya es entrenador. Yo he sido la primera en salir y han estado observando mi trabajo, luego se han ido con Eloy y Zuli.
Hoy de nuevo he quedado algo descontenta, me siento insegura y así se lo he transmitido a mi instructor. El trabajo no ha sido malo, pero Oldo sigue obsesionado con Richi, y no hace más que mirarle cosa que al final me ha hecho pensar si realmente el perro trabaja bien siguiendo mis órdenes o lo que hace es seguir al instructor? Richi me ha dicho que él permanece a nuestro lado porque llevamos muy poco tiempo y en ocasiones hay que apoyar el trabajo, pero que Oldo me atiende también a mí, porque a ratos va un poco por detrás o por delante y el perro sigue obedeciendo… Confieso que aún y así, no las tengo todas conmigo.

Cuando nos hemos encontrado con los entrenadores antes de subir al bus ya para ir a la escuela me han dicho que se nota que soy renovadora por mi soltura con Oldo, y que consideran que hemos hecho muy buen trabajo. He agradecido estos comentarios, como algunos ya sabéis por haber ido a por un perrete y los otros pues os lo cuento, aún siendo renovadores nos va muy bien y necesitamos este tipo de refuerzos positivos para ayudarnos a sentirnos más seguros, igual por supuesto que también necesitamos críticas constructivas cada vez que sean necesarias para mejorar en nuestra tarea.

Hemos comido con los chicos de esta mañana, parte de su entrenamiento es meterse en nuestra piel y lo hacen poniéndose unos antifaces para no ver nada. se les oía reírse como un poco agobiadetes por la situación de comer a oscuras.
Por la tarde después de comer y del “haz haz” de los perretes hemos tenido charla con Eloy sobre psicología canina. Y lo que le gusta largar a Eloy!!! y no es una crítica, la verdad es que es un placer escucharle tanto en sus charlas teóricas como en general cuando vamos en la furgo o estamos en el comedor, es super ocurrente, como le dice Manuel, es que siempre tiene una salida para todo! y me lo paso genial, me río mucho, pero mucho mucho! hacemos mucha broma y eso ciertamente es algo que en Rochester con la instructora no teníamos tanto, a causa de un motivo obvio, la barrera idiomática.
Como comentaba hemos seguido hablando de psicología canina, esta vez profundizando en las características de cada uno de nuestros perros en cuanto a los tipos de sensibilidad. Al final, a groso modo, Oldo es en general de sensibilidades medias tanto corporal como auditiva, visual y emocional… Lo de la emocional, sin embargo, , lo pongo un poco en duda a causa del tema de los pises con tanta frecuencia y en la resi, ya que por lo que me comentó la familia educadora y el propio instructor, esto no lo había hecho nunca hasta ahora, por lo cuál deduzco que este cambio le está afectando y quizá lo manifiesta de esta manera.

terminada la charla hemos dado por concluida la jornada de trabajo y cada uno se ha ido a su habitación. Yo como sabéis le he atrasado la hora de la comida a Oldo, así que después de descansar un poquito y viendo que hace solete he aprovechado a llevarme a Oldete a la zona de suelta.
He cogido como nos enseñaron el silbato y unas cuantas bolas de pienso y allá que nos hemos ido. NO hace falta que os diga que ha sido súper obediente, de hecho lo complicado ha sido que se alejara un poco de mí y corriera ya que al oler el pienso no se separaba de mi lado. Quería ir con mis compis de grupo Alex y Javier, pero Javi no se encontraba muy bien y Alex le había dado justamente la comida.
Hemos estado unos 10 minutos y de nuevo a la habitación donde le he dado la comida y al cabo de un ratín he ido a la cafetería como cada tarde a charlar un poquito.

después del agua, el “haz” y la cena, he llamado a casita para hablar con Juanjo y contarle a mi peque su cuento favorito, mi versión de los 3 cerditos vía facetime de vídeo para acostarle y ya me he puesto a escribir un poco con una pequeña interrupción para el último “haz” del día.

Diario de un perro guía. 16/04/2018: Control del impulso de caza, rechazo de alimento, salida por Majadaonda y visita de algunas familias educadoras.

Pensamiento visitado 166 veces

¡Sííííí! parece que ha funcionado! no me ha despertado en plena madrugada así que hoy volveré a hacer lo mismo a ver que tal.

El coche escoba, o sea yo, que me denomino así jeje he pasado a por Zuli y hemos ido al desayuno. La verdad es que siempre nos vamos llamando una a la otra cuando hay que salir o lo que sea. Y yo sigo comiendo mis tostadas de tomate y aceite y el colacao, el desayuno no varía, son estas tostadas o con mantequilla y melmelada, café, té, colacao y o un vaso de zumo de brick y en medio de la mesa hay unas cestas de mimbre con paquetitos individuales de galletas tipo María, magdalenas y paquetitos de dos magdalenas valencianas (las alarggaditas).

Después del desayuno y de llevarles a hacer, hemos tenido sesión práctica en el hall. Eloy ha provocado a los perros gradualmente. Hemos empezado practicando el control del impulso de caza utilizando juguetes. Primero solo se los ha ido mostrando a los perros, luego haciendo ruidos con los juguetes y por último lanzándolos cerca suyo… Como imaginaréis primero han reaccionado pero a base de corregirles con los comandos “deja” y “quieto” han ido controlándose.
Luego ha tocado la comida que es lo que yo más temo, al menos por la experiencia con Bella y veo que Oldo es igual. Con los juguetes les ha hecho caso pero no ha sido algo muy exagerado pero la comida… ay amiga, la comida ya es otra cosa. Ha ido pasando Eloy con pienso en la mano y Oldo se le avalanzaba… Me ha costado mucho controlarle y tengo muy claro que la comida va a ser como lo es en Bella, su mayor punto débil.

Al terminar nos hemos ido a por los arneses y a la furgo a hacer ruta por Majadaonda.
Esta vez nos hemos quedado los que no trabajábamos en la furgo. Ha sido una ruta más relajada que las anteriores por Madrid y hemos practicado obstáculos y distracciones ya que había bastantes perritos.
Nada nuevo que contar, Oldo sigue trabajando bien, tengo que corregirle para que se concentre en mirar la ruta y no estar todo el rato buscando a Richi al perderle de vista.
Cuando en la furgo ya íbamos de camino a la escuela para comer, nos han dado el bombazo. Las familias educadoras de los perretes de Richi vienen esta tarde a las 4!!! ya me han dado los nervios… En parte tengo muchas ganas de ver quienes han educado al perrillo pero como siempre me da mucho corte.

Después de comer el grupo de Eloy se han ido a hacer un largo paseo con los perros por zona rural para seguir practicando distracciones con Eloy lanzándoles palos, piñas y otros objetos a los perrillos…, me hubiera encantado ir a hacerlo, además con la buena tarde que ha hecho! y nosotros nos hemos quedado en la sala 2 con Richi que nos ha dado una charla teórica sobre el Gentle Leader, que es una correa de hocico, es otro punto de control del perro al igual que el collar. No es un bozal, no le cierra el morro por delante, es una correa atada por detrás de las orejas y que hace que tengan el morrete algo más cerrado pero sin apretar. nuestra correa puede ir sujeta igualmente al collar o un mosquetón al collar y otro al gentle, o solo ir cogida a la pequeña anilla del gentle.
Hemos aprendido a colocárselo a los perros y hemos hecho una pequeña práctica en el hall yendo con los perros en “junto” por el pasillo del comedor a las habitaciones y vicebersa. Aunque no me gusta nada ponérselo a Oldo, reconozco que se nota la diferencia una vez lo llevan puesto. No tiran en absoluto y a poco que hagas un levísimo gesto para indicarle lo que quieres, lo hacen. Aún y así, espero no tener que ponérselo, eso sí, no les hace daño.

Terminada la práctica hemos ido a las habitaciones, he puesto a Oldo a hacer y a las 4 y nada me ha tocado Richi a la puerta que la familia ha llegado y esperan en el hall.
El primer momento para mí ha sido bastante tenso y algo incómodo, logicamente la familia a quien más ganas tenía de ver era a Oldo y es en quien se han volcado en cuanto nos han visto. Oldo por su parte se ha alegrado muchísimo de verles, tirándome de la correa e intentando ponerse a dos patas. Como ya nos habían comentado los instructores, en cuanto nos hemos acercado a la familia, les he dado la correa para que puedan disfrutar juntos del reencuentro. Una vez calmados un poco nos hemos presentado. La familia educadora de Oldo son Ana y Germán con sus dos hijos ambos chicos, de 14 y 18 años.
Hemos estado en la cafetería más de 2 horas hablando, ha sido un rato agradable. Hemos hablado un poco de todo, desde donde va a ir Oldo, de mi familia, nuestros dos perros, les he contado también un poco como es el proceso cuando nos entregan a nuestro nuevo compi peludo, ellos me han contado sobre como era de trasto Oldo de cachorrito, que le encanta el agua, que es muy sociable, según ellos el más guapo de su barrio… son de Alcorcón y se ve que hay muchas familias educadoras por esa zona.
Ana se emocionaba de vez en cuando, los chicos se hacían fotos con el perrete, lo acariciaban… Oldo les saludaba a todos y también a mí, no se olvidaba de mí y de vez en cuando se acercaba a darme con el morrete, cuando podía o estaba cerca mío claro. Al final nos hemos dado los whatsapps, Bea nos ha hecho una foto de grupo y se han despedido. Ha sido la última familia en marcharse, yo me he quedado en la cafetería para que Oldo no vea por donde se van y luego no se ponga triste y quiera intentar ir por ahí y así nos hemos prometido seguir en contacto y que cuando vengamos por Madrid les avisaré y si ellos van por Catalunya que me avisarán a mí.

Hemos ido a la habitación a que Oldo coma que ya eran las 6 y cuarto cosa así y a la cafetería a contarnos un poco entre todos que tal la experiencia, todas buenas.

El resto de la tarde noche rutinario, agua para el perrete, salir a hacer, cenar, un ratito de pausa y a las 11 después de haberme quedado dormida encima de la cama, sacarle de nuevo para su último “haz”.

Diario de un perro guía. 15/04/2018: Planes de domingo, aprendemos a comprobar el estado físico de nuestros perros, a cepillarlos y visitamos las perreras.

Pensamiento visitado 129 veces

Mi preciosa Bella cumple hoy 12 añazos, es una campeona! espero que le puedan dar algo bien rico para celebrarlo, se lo supermerece.
En cuanto a Oldo, no, no ha aguantado… Confieso que cuando a las 4 y media de la mañana de nuevo me ha dado con el morro y se ha puesto a llorar, me ha cogido un mal genio impresionante… pero bueno, obviamente le he sacado y por supuesto ha hecho sus cosas.

He ido al desayuno aún de bastante mal humor pero se me ha ido pasando. De refilón nos hemos despedido de Kristel y Jose Antonio ya que a las 8 y media se han ido a trabajar con Jose Manuel un rato antes de llevar a Jose Antonio a Atocha e irse con Kristel a su zona de residencia para seguir trabajando con ella.

A las 10 hemos tenido una sesión de comprobación del estado físico del perro y de cepillado con Rafa, uno de los cuidadores de perreras que está formándose para ser entrenador. Hemos repasado al perrete de arriba abajo, desde la trufa o nariz hasta la cola y luego el cepillado. Rafa ha visto lo de que no le gusta nada que le toquen sus patitas delanteras pero poco a poco y con paciencia se ha ido dejando un poquito más. Cuando hemos terminado la sesión les hemos llevado a hacer y les hemos dejado en las habitaciones con el kong y algo de pienso dentro ya que nos vamos a visitar las perreras.

La visita ha sido muy interesante, hemos empezado en el bloque de cachorritos y nos han dejado tocar dos labradorcitos machos negros de 2 meses y medio. No recuerdo sus nombres, solo que empiezan por Y y creo que ya es la 38 vez que pasan por esta letra y es que los cachorros los van nombrando por órden alfabético.
Después de cachorros hemos vuelto a salir, hemos visto la furgo con la que les llevan a entrenar y ya hemos ido a la parte principal donde hemos entrado en el bloque de entrenamiento, buen jaleo que montaban los perrines! hemos entrado en uno de los cheniles que es un recinto cuadrado con las paredes de azulejos y el suelo parece un tipo mármol y tiene una parte algo más elevada, como un escalón elevado que va de una punta a la otra de la pared derecha si se mira según entramos por la puerta de barrotes. Tiene también acceso a un patio. Hay que decir que todo está muy limpio y apenas huele a perro.
Para finalizar hemos visto a los jubilados, qué ternura me han despertado! más que los cachorros… He podido ver a Morla, una pastora alemana que conozco y estaba en uno de los despachos junto a unos 5 o 6 labradores todos machos. Dicen que Morla en cuanto llegó se hizo la reina del cotarro y es que es la más jóven, jubilada por circunstancias que nada tienen que ver con su edad o salud física. Según dicen por aquí, los jubilados viven como reyes, están en los despachos y cuando no hay curso Merche me ha comentado que también pululan por la residencia y que como ya se conocen todo esto, van sueltos.
Los usuarios a poco que podemos solemos quedarnos con nuestros peluches una vez los jubilamos pero por si alguien no puede quedárselo, puede traerlo a la escuela y ellos tratan de buscarle una familia que le acoja y si su salud física ya es muy delicadita, se lo queda la propia escuela.
La visita ha sido algo accidentada, a Zuli le ha dado una bajada de tensión y Javi se ha sentido muy afectado emocionalmente ya que se ha acordado de sus dos anteriores perritos guía, ambos ya fallecidos así que tampoco nos hemos entretenido mucho en perreras.

En cuanto he llegado a la habitación Oldo se ha puesto a saltar y a hacerme todas sus fiestas. Nos han recomendado que no les hagamos caso, que intentemos ignorarles aunque cuesta horrores, de hecho yo le he hecho algunas caricias aunque de manera muy tranquila y relajada.

Hemos comido a las 2 y la tarde la hemos tenido libre. He soltado un momento a Oldo con Malik aunque no han querido jugar, como saben que para la suelta llevamos pienso para que al llamarles nos obedezcan, al menos Oldo ha estado más pendiente del pienso que de otra cosa. Al llamarles con el silbato han venido la mar de bien para su comida y como además hacía frío, hemos decidido retirarnos a las habitaciones.

Hoy le he dado la comida al bicho pasadas las 5 y media a ver si así no me toca levantarme de madrugada otra vez. Además en casa Bella y Whost cenan a las 8 así que tengo que ir adaptando a este señorito a lo que se va a encontrar en unos días.
A media tarde me ha dado dolorazo de barriga así que me he quedado en la habitación intentando descansar a ver si mejoro y a las 7 visto que tampoco mejoraba mucho, y después que bea nos trajer la ropa de lavandería que esta mañana recogió… esta mujer es una crack, he ido a cafetería hasta como siempre, un ratito antes de cenar, que volvemos a sacar a los perros.

Hemos pasado la cena tranquilita y como dice Eloy, cada mochuelo a su olivo.
A las 11 de la noche he sacado a Oldo a ver si entre el atraso de la cena,el ir controlándole un poco el agua y sacarle a esta hora, me aguanta al menos hasta las 6 de la mañana.

Diario de un perro guía. 14/04/2018. Y al igual que se baja, se sube.

Pensamiento visitado 153 veces

El día ha amanecido, o bueno,… ni siquiera aún salía el sol, igual que ayer. Esta vez a las 04:05 AM con Oldo dándome toques con el morro y dando vueltas por la habitación lloriqueando. Le he dicho que no, que al sitio, pero no ha servido de nada, me ha tocado sacarle y de nuevo ha hecho el uno y el dos, y de nuevo me he quedado desvelada más de una hora.
He ido a desayunar muerta de sueño, pero por suerte poco a poco he ido espavilando, ¡más me vale!!!

Después del consabido “haz” nos hemos montado en la furgo y a Madrid, hoy toca ruta por la zona de Argüelles.
Yo he sido la primera, y hemos practicado los comandos que ya os sabréis de memoria, “avanza, recto, dobla, recto busca cruce, sienta, quieto, recto bordillo, deja, despacio, derecha, izquierda).
Los que me conocéis ya sabéis que aunque soy muy tímida o quizá precisamente por eso, me gusta mucho hablar, no me callo porque los silencios me resultan súper incómodos, además en el fondo me gusta mucho conocer a gente y caerle bien, así que en general intento tragarme mi timidez y hablar. Con Richi por supuesto no ha sido una excepción, pero él hoy que sigue viendo que Oldo está muy pendiente a lo que hace, me ha comentado que mejor nos centremos en el trabajo y no hablemos tanto, y aunque en realidad es lo mejor y tiene razón… me he quedado algo cortada y me ha cambiado el humor, me he puesto seria y por supuesto me he callado. La verdad es que ciertamente el perro ha empezado a trabajar algo mejor y más conectado conmigo, sí, sigue mirando mucho a Richi pero he notado que me atendía algo más y eso me ha animado.
Hemos ido por la calle Princesa hasta Plaza España, hemos subido Granvía y cogido un bus para practicar. Pedimos al perro “busca bus y busca puerta”, detectamos la puerta, soltamos el arnés y subimos con el perro cogido de la correa. Lo de que encuentre un asiento vacío ya me ha dicho el instructor que en general es muy difícil. Nos hemos sentado porque no iba muy lleno y hablando, entonces sí, nos hemos pasado la parada que nos tocaba, así que hemos bajado pasado Moncloa y hemos andado un buen trecho pasando por un paseo con jardines a los lados, los jardines de Moncloa o algo así, y después de una buena caminata hemos llegado al punto de partida, la cafetería donde el resto esperaba.
Hemos quedado tanto Richi como yo y espero que Oldo también, muy contentos con el trabajo de hoy. Ha sido de largo el día que más hemos caminado y trabajado en calle y me ha encantado y por tanto mis ánimos se han visto positivamente recompensados.

Al llegar a la resi nos hemos despedido de Juan y Jose María, que se van ya a casa, ya que su curso es semidomiciliario. Eso significa que han pasado una semana en la escuela y la siguiente semana primero con uno y luego con el otro, su instructor, en este caso Amando, irá donde residen para ayudarles a consolidar sus rutas más habituales para hacer con el perro.

Después de comer, ¡qué rico se come! ¿lo había dicho ya? Sagrario sabe como manejar unos fogones, jeje, e Isi la camarera es un amor… Y también después del “haz haz” hemos tenido en la sala dos una sesión teórica donde Eloy nos ha hablado de la suma importancia del concepto de “recto”. Es la base en la que se fundamenta todo el adiestramiento de estos perros, es algo que por supuesto no es instintivo para ellos y que les cuesta mucho aprender.
Es básico y fundamental porque cualquier ruta por complicada que sea se puede descomponer en líneas rectas, así la tarea es más sencilla para el perro y para el usuario.
Nos ha puesto ejemplos y ha sido muy interesante aprenderlo y ser conscientes de ello.

Al terminar la charla y como Richi ya se había ido, le he comentado a Eloy el tema de Oldo y lo que me pasó ayer a la hora de querer limpiarle las patas y me ha aconsejado que lo haga muy despacio, que la bayeta la haga pequeña para que me quepa en la mano y que cuando termine, como excepción, premie a Oldo con una bolita de pienso, aunque al final hoy no ha hecho falta porque no hemos ido a soltarles.

Le he dado la comida, al cabo del rato agua, y nos hemos juntado en la habitación de Zuli con Kristel y los 3 perrines, Oldo, Guna y Lorien. En cuanto he soltado a Oldo con las otras dos, no sé si por la emoción o por estar con dos hembras o por qué, pero Oldo ha ido a la entrada de la habitación y ha echado el gran pis… a mí casi me da algo. Hemos llamado a Conchi, la chica de recepción y seguridad que está hoy para que nos ayude a limpiar el desastre, y yo he sacado al perro al “haz” por si le quedaba alguna gota más que echar.
No le quedaba nada pero ya me he quedado fuera, hace un sol fantástico y después de una semana casi entera de lluvia, necesito que me dé el sol y necesito vitamina D. Las chicas también se han animado a salir y hemos estado un rato de tertulia en el acceso del “haz” hasta que el sol ha aflojado y hemos trasladado la charla a la cafetería con el resto de compis.

Antes de cenar hemos vuelto a sacar a los perros, hemos cenado y yo me he duchado, de ahí que como nos íbamos a reunir en la cafe para hacer una despedida a Kristel y Jose Antonio que se van mañana por la mañana, he dicho que si era una fiesta de pijamas y así hemos ido casi todos. Zuli no porque no se encontraba bien y Manuel… bueno, Manuel es que es especial, él pensaba que quizá le gastábamos una broma y como tampoco ha ido nunca a una fiesta de pijamas, ha venido super arreglado, con pantalones de pinza, camisa blanca y corbata… todo un Dandi!
Nos hemos tomado una copa, hemos filosofado de temas bastante profundos que nada tienen que ver con una fiesta de pijamas, ha habido confesiones de algunos y a las 12 menos cuarto ya nos hemos ido a acostar. No olvidemos que a las 00:00H se activa la alarma y no se puede pasear por las instalaciones de la escuela, solo salir por las terrazas a sacar a los perros.
A ver si esta noche el amigo aguanta! que le he sacado super tarde.

Diario de un perro guía. 13/04/2018. Y el día de bajón tenía que llegar.

Pensamiento visitado 235 veces

No haber dormido bien esta noche porque a las 4 menos 20 de la madrugada un perro me ha despertado a base de darme con el morro en el brazo y dar vueltas por la habitación lloriqueando para que le sacara a hacer, no ayuda a afrontar un nuevo día con ánimos. De hecho es verdad que el pobre tenía necesidad.

Después del desayuno Richi me ha presentado a Linda, una instructora junior de una de las escuelas de perros guía de Praga que va a estar esta mañana con nosotros observando como trabajamos. Nos hemos presentado en inglés y hablado un poquito, parece muy maja.

La ruta hoy a sido por la zona de Delicias, y como siempre hemos tomado como campo base una cafetería y a trabajar. Yo he sido la segunda.
Como siempre Oldo ha respondido bastante bien a los comandos y como siempre también, ha estado super pendiente de Richi, si él iba a la izquierda, Oldo no paraba de mirar hacia ahí, si iba a la derecha lo mismo, si se quedaba algo atrás Oldo frenaba el ritmo. Lo de cada día, pero hoy será por el sueño o por lo que sea, me ha afectado más y, aunque el guiado en si ha estado bien, incluso el paseíto por dentro de la estación de Atocha con las rampas mecánicas de subida y bajada también las ha hecho correctas, yo he quedado triste y algo descontenta de nuestro trabajo. No puedo evitar compararlo con el trabajo que hacía hasta hace poco con Bella y claro… no es lo mismo. Es cierto que ultimamente tampoco era lo mismo el trabajo con Bella ya siendo mayor que cuando era jóven pero aún y así, teníamos esa compenetración tan absoluta que ya sin ni siquiera hablar, solo con pequeños gestos corporales suyos y míos, nos entendíamos.

Después de comer, nos hemos acercado a la pista de obstáculos que tienen montada con unos cuantos conos y ballas para seguir practicando el “recto” y el “dobla”. Al menos ha hecho solecito y quieras que no, se agradece y levanta el ánimo.
Oldo y yo hemos hecho bien la pista, solo se ha acercado demasiado a un obstáculo aunque no me ha rozado, pero a Richi le ha parecido que había que repetirlo y así lo hemos hecho, la segunda vez ya no se ha aproximado tanto.
Después de la pista, los 3 de Richi hemos ido al parque o zona ballada que tienen para soltar a los perros y hemos practicado la suelta, pero sobre todo hemos dejado que jueguen y se desquiten del estrés. Se lo han pasado genial y nosotros también de verles disfrutar. De nuevo mi bajón cuando ha tocado la hora de la llamada, Richi estaba presente y Oldo se ha ido con él sin hacerme ni caso. Al final Richi se ha quitado de la puerta, me ha hecho ponerme a mí, y entonces Oldo más o menos ha venido.

Al volver de la suelta ha tocado limpiarles porque como ha llovido todos estos días, el parque estaba muy enbarrado y no veas como llevaba Oldo las patitas y yo los zapatos. Pues en el momento de limpiarle las patas con una bayeta mojada… no veas el drama, el perro encogido y reculando todo el rato que no había manera de limpiarlo bien… una cosa exagerada! sé de sobra que son muy sensibles con sus patitas y que no les gusta nada que se las cojan, por eso solo quería frotarle la bayeta con suavidad por ellas pero ni así… Un desastre, tengo que comentarlo con el instructor.

Con todo lo del día estaba en pleno bajón, pero por suerte la jornada ha terminado mejor. En la cafetería, nuestro punto de encuentro de cada tarde, nos hemos relajado contándonos cualquier cosa y haciendo broma con Bea y eso me ha ayudado a desconectar.
En la cena, como Linda, la instructora que más arriba comenté que viene de Praga se queda a cenar, Bea me ha dicho que me la pone al lado que yo sé inglés. Con lo tímida que soy primero me he preocupado un poco pero qué va, ha sido muy divertido, hemos hablado un poco de su escuela de perros guía que es privada, aunque el estado te subvenciona creo que el 90% de los gastos del perrete y tú abonas el 10% restante, pero creo que también presentando algún documento la propia escuela termina de subvencionarte el perrín… eso último no terminé de entenderlo. Y luego ya hice de intérprete traduciendo las presentaciones de mis compis y la suya propia y Bea… bueno, Bea estuvo estelar con su super inglés, jajaja… con deciros que terminamos marcándonos Bea, Linda y yo un solo de la canción de Sweet Dreams que lo alucinaríais… los compis aún siguen procesando esa experiencia.

después de cenar he tenido la gran suerte de pasar un momento a la habitación de Linda y poder tocar a una cachorrita de labrador negro que se llama Vida, de unos 3 meses y medio, y que es una donación de esta escuela para llevarla a Praga. Como intercambio Linda les ha donado un cachorrito de los de la escuela de Praga. Qué perrita tan rica! estaba dormidita y al despertarla para poder tocarla no hacía más que bostezar… Una monada.
Con una ilusión ccumplida que era poder ver como era un labrador cachorro ya que nunca había tocado uno, he terminado el día.

Diario de un perro guía. 12/04/2018: Moncloa y Santander.

Pensamiento visitado 170 veces

Pues sí, estas son las rutas que hemos hecho hoy. Después de la rutina mañanera del “haz”, el desayuno y de nuevo otro “haz” de por si acaso, hemos subido a la furgo y nos hemos dirigido a Madrid. En el camino, Eloy, que es al que parece que más le gusta largar, es quien nos ha comentado un poco la ruta de esta mañana que va a ser por la zona de Moncloa.
Hemos llegado y como ayer, mientras uno sale a trabajar, el resto se espera en la cafetería.
la ruta la hemos hecho acompañados del instructor y paseando por esta zona, practicando de nuevo el “recto”, el “dobla” para esquivar obstáculos tanto fijos (como árboles, farolas, bancos, terrazas)… como móviles, que fundamentalmente son los viandantes, hemos buscado bordillos y cruces, hecho algún giro a derecha e izquierda… que se hacen partiendo del bordillo es decir, hacemos que busquen bordillo o cruce y ahí ejecutamos el giro avanzando el pie de la dirección a la cual vayamos a girar de manera bastante amplia y con un gesto o con la correa de manera suave decimos “derecha” o “izquierda” mientras gesticulamos hacia esa dirección y nos movemos junto con el perro.
En mi caso, porque como ya he comentado cada usuario tiene su ritmo y necesidades igual que cada instructor tiene su manera de enseñar…, hemos practicado el subir y bajar escaleras yendo a la estación de metro, el perro debe pararse en cuanto encuentra la escalera, nosotros si es de bajada bajar con un pie el primer peldaño y decirle de nuevo “avanza” y “despacio”. Hemos buscado puertas, subido escaleras en las que el perro tiene que “marcar” el primer escalón poniendo sus dos patas delanteras en él y pararse, nosotros localizamos el escalón, subimos un pie y de nuevo “avanza”, y hemos entrado en el Corte Inglés donde hemos practicado las escaleras mecánicas. Tanto para subir como para bajar se le pide que busque escalera, nos paramos en el acceso, localizamos con la mano la baranda para saber si suben o bajan y le animamos a entrar junto a nosotros cogidos de la correa. Para salir cuando notamos que estamos llegando, con el arnés le damos un ligero toque hacia arriba para que dé un pequeño saltito y así no pillarse las patitas.

Hemos quedado bastante contentos en general de la ruta, los perros obedecen bien los comandos aunque algunos como mi Oldo siguen ultrapendientes de Richi, el instructor, y es que como él mismo me ha dicho, ha tenido a Oldo desde el inicio, desde que la familia lo entregó a la escuela y claro, ha establecido un vínculo muy fuerte con Richi, y él me ha reconocido que es que él también le quiere mucho, ¡sin duda! le cambia tanto el tono y expresión de su voz cuando habla del perrín… es muy bonito oírle jeje.

No han sido rutas muy largas, así que el tiempo en cafetería no se ha hecho especialmente pesado, y hemos llegado a la escuela hacia las 12 y media con tiempo suficiente de ponerles a hacer, lavarnos las manos, darles algo de agua y llegar puntuales al comedor a la una y cuarto para comer.

Por la tarde de nuevo a la furgo todos, hacia las 3, y hemos ido aquí al lado, a la ciudad financiera del Santander, bueno, justo fuera. Hay una calle larga con unas rotondas que nos irá ideal para pasear, estirar piernas y practicar los obstáculos fijos y el recto. En este caso yo lo he hecho con Alex, y así también hemos visto como se comportan los perros cuando van delante o detrás. Como imaginaréis el ir detrás en general no les gusta nada, así que tiran para tratar de ponerse los primeros; ¿qué toca hacer entonces? con el arnés un pequeño toqueh hacia atrás y decir “despaaacio”.
El paseo OK, me ha gustado, he podido andar más rapidito y por supuesto no nos hemos dado con nada. Hemos subido y bajado y yo he querido repetir subiendo y bajando un poquito otra vez. Me ha costado porque en mi repetición Richi no ha venido, se ha quedado al lado de la furgo y Oldo primero ha sido reacio en arrancar pero lo he logrado, eso sí… con el perro no muy convencido pero bueno, ha hecho lo que le pedía y lo ha hecho bien.

La tarde al llegar a la escuela ha pasado un poco como el resto hasta ahora, dándoles la cena, hoy yo ya sola del todo, dándoles el agua a los 20 minutos, poniéndoles al “haz” y luego a las 5 y pico 6 a la cafetería a contarnos la jornada de hoy, cambiar impresiones con el resto de compis y a tomarnos un algo antes del siguiente haz y la cena.
Sí, les sacamos infinidad de veces, como dije en otra entrada anterior, son unos días de muchos cambios y estrés para los perretes y hay que darles muchas oportunidades para hacer sus cosas.

Después de la cena ya como siempre nos hemos recogido en nuestras habitaciones para ¿a que no lo adivináis? ¡bingo! ponerles una última vez a hacer y ya a descansar.

Aún estamos empezando a conocernos Oldo y yo, pero de momento noto que es un perrete muy majete, muy juguetón, también lo hará su juventud, imagino. Con los juguetes, aunque le gustan, no es de los que no se dejan coger ni coger su juguete, lo suelta bastante rápido y le gusta que se lo lance… También le encantan los “ponts”! como a mi Bellita! los ponts no es otra cosa que pasarme entre las piernas mientras se frota. Mi Bella en cambio cuando me la dieron era muy distinta, ahora es más cariñosa con todo el mundo, pero de jovencita era mucho más selectiva en cuanto a quién daba sus cariños y fiestas, no tenía el apego hacia sus instructoras como Oldo lo tiene y me parece que le costaba menos obedecer en la obediencia básica.