Un día en família e inclusivo en la Costa Brava.

Pensamiento visitado 436 veces

El pasado 3 de noviembre tuvimos la suerte de poder hacer una escapada de un día, inclusiva y en familia por la Costa Brava.
Salimos de Barcelona hacia las 10 de la mañana en un tren Avant destino París, aunque nosotros bajamos en Girona. El tren es muy amplio y cómodo
y estuvimos la mar de agusto con nuestro niño y los dos perros guía.

En la estación de Girona ya estaban esperándonos Isabel del Patronato de turismo de Costa
Brava Girona
Y nuestro conductor, Martí.
Nos montamos en una furgo que por cierto llevaba ya una sillita preparada para el pequeño Vikingo y nos dirigimos a nuestra primera parada, las ruinas de Empúries.

Ruinas de Empúries

Juanjo, el pequeño Vikingo, Núria y los dos perros guía en las ruinas de empúries.

Las ruinas de empúries son un yacimiento arqueológico donde se pueden visitar los restos de una ciudad griega y romana que fueron la puerta de
entrada de estas civilizaciones en la península ibérica.

Las ruinas de empúries se encuentran en l’Escala, una encantadora población costera a unas dos horas desde Barcelona en coche o a unas 3 en bus o
tren. desde Girona también se puede llegar a Empúries en coche, a una media horita o también llegar a l’Escala en bus o tren. De cualquier manera
tocará andar un rato desde la parada de bus o estación de tren hasta el yacimiento propiamente dicho.

En las ruinas de Empúries se puede visitar la ciudad griega que fue el antiguo enclave colonial de Emporion, la ciudad romana que fue la antigua Emporiae del siglo I A.C
asentada sobre los restos de un campamento militar romano del siglo anterior y por supuesto el museo de arqueología.
además en verano se realizan distintas visitas teatralizadas aptas para todos los públicos.
Os dejo Toda la información de reserva y horarios del yacimiento de todo el año.

Un poco de historia

Emporion, la ciudad griega que ocupó este magnífico enclave de la Costa Brava se construyó en el 575 A.C y su nombre significa mercado. Fue
construido por comerciantes procedentes de Focea en Turquía. esta ciudad constaba de dos partes. Primero se creó la Palaiápolis o la ciudad antigua en una pequeña isla que actualmente es Sant Martí de Empúries. En su momento era una isla pero al transcurrir de los años la tierra ha ganado ese espacio y ha quedado anexionada a la península.
Más adelante, cuando hubo necesidad de ampliar el espacio para vivir a causa del aumento de población, se creó la Neapolis o la ciudad nueva que es la que visitamos en el yacimiento.

Emporiae o la ciudad romana se asentó sobre los restos de un campamento militar también romano del siglo II A.C, de hecho los romanos accedieron a la península
ibérica a través de lo que fue Emporion. A finales del siglo I A.C la ciudad fue totalmente romana absorbiendo toda la parte griega unificándose.
La Neapolis quedó abandonada hacia el siglo III d.C ya que la población se había trasladado por entero a Palaiápolis, mejor fortificada quedando Neapolis solo como cementerio.

Qué ver

Núria con su perro guía y una audioguía colgada al cuello, el pequeño Vikingo de su mano todos de primer plano y detrás Juanjo con su perro guía, paseando por las ruinas de empúries.

antes de empezar la visita nos entregaron unas audioguías en las que marcando los números que nos iba indicando Isabel, íbamos escuchando las
explicaciones de cada cosa que íbamos viendo. La verdad es que está bien hecha la audioguía, además de ser instructiva es entretenida y hasta
tiene sonidos de ambiente para hacer más inmersiva la visita.

Empezamos viendo las ruinas de la ciudad griega, con una figura impresionante del dios de la medicina Asclepio, aunque la original está en el museo de arqueología que se encuentra en el propio recinto entre la ciudad griega y la romana.
En esta ciudad podemos observar partes de mosaicos de algunas casas, el agora, el mercado… y hasta un templo dedicado como comentaba al dios Asclepio y otro a los dioses Isis y Serapis, de origen egipcio.
un bonito pinar y el mar son el telón de fondo de este yacimiento.

Vimos también la ciudad romana pero en ella estuvimos muy poco rato. Nuestro niño que aún no tenía 4 años empezó a cansarse del paseo y después de echar un pequeño vistazo decidimos hacer otra actividad que le gustara y entretuviera más.
De todos modos en la ciudad romana podréis admirar más mosaicos en sus domus (casas), los restos del amfiteatro, el foro romano, las termas… Es un espacio mucho mayor que el que ocupa la Neapolis griega.

¡Hay mucho por descubrir en este yacimiento ya que no hay siquiera un 30% excavado aún! Es fascinante pensar en todo lo que pueden hallar aún en estas ruinas.

Un ratito de playa

Aunque el pequeño Vikingo se portó muy bien en la visita a las ruinas, decidimos bajar un ratito a la playa del Portitxol para que estrenara los
juguetes de playa que Isabel le regaló, y no pudo ser mejor idea! estuvo encantado jugando con la arena, y no solo él! los perretes también
fueron felices revolcándose y escarbando en la playa. desde esta playa además, hay unas preciosas vistas del golf de roses.

version="12" style=" background:#FFF; border:0; border-radius:3px; box-shadow:0 0 1px 0 rgba(0,0,0,0.5),0 1px 10px 0 rgba(0,0,0,0.15); margin: 1px; max-width:540px; min-width:326px; padding:0; width:99.375%; width:-webkit-calc(100% - 2px); width:calc(100% - 2px);">

Peratallada

Núria y su perro guía en una calle empedrada en Peratallada. Se ve un pueblo muy antiguo, medieval con las casas tambiénb de piedra.

Paramos en Peratallada un precioso pueblo medieval para comer. El pueblo es
de calles empedradas y casitas de piedra. Comimos en el restaurante La Candelaria un restaurante muy acogedor y de platos ricos y elaborados.

Núria y su perro guía en el taller del ceramista. Se ve al ceramista trabajando con su torno y el taller con piezas en las paredes, se ve un taller antiguo.

Después de comer, Isabel y yo, ya que Juanjo tuvo que ir a la furgo con el chiquitín porque se encontraba mal, paseamos un poco por este
encantador pueblo para llegar al taller de Cerámica Ley donde Martin Ley, su propietario y
ceramista estuvo mostrándonos como se trabaja la cerámica de manera tradicional con su torno, que por cierto me pareció curiosísimo porque
dice que le va mejor y nota mucho más los cambios cuando lo maneja descalzo que calzado, ya que el torno lo maneja con el pie.

Núria y Oldo en el taller del ceramista, él enseña sus piezas a Núria para que las toque.

Asimismo pude tocar diversas piezas ya terminadas como jarrones y distintos animales.

Ullastret

Visita teatralizada a Ullastret. se ven los actores y al público mirando, incluidos Núria con su perro guía.

Aquí podemos admirar las ruinas del que fue pueblo íbero de Indika, del que tenemos constancia desde el siglo VI A.C y que además es el mayor
núcleo urbano que hallamos en Catalunya de esa época.
La visita a la que asistimos fue teatralizada e inclusiva tanto para personas con discapacidad visual, personas con movilidad reducida tanto como
para familias ya que es apta para todos los públicos. De hecho nuestro Vikingo no pudo estar porque le subió fiebre y tuvo que quedarse
descansando con Juanjo en la furgo.

Los actores de la obra, un chico con una calavera en las manos y dos chicas. Todos caracterizados como íberos.

En la representación nos embarcamos en la tierra de los
indiketes.
Como vivían en el siglo III A.C en su mayor momento de esplendor, y las relaciones que tenían con sus vecinos, cordiales y de
comercio con los griegos, y no tan cordiales con los laietanos.
Se trata de una visita accesible, las ruinas se hallan en una pequeña colina pero aún y así en la visita había una persona en silla de ruedas.
Por lo que respecta a las personas ciegas, a parte de ser una experiencia totalmente narrada, hay mucho material táctil en forma de objetos de
aquella época que podíamos tocar. Incluso las bases de las casas de piedra de planta rectangular, los muros de las calles o los silos donde
almacenaban el grano, todo original, se podía tocar.

Núria y su perro guía con los actores de la obra.

Al finalizar la obra incluso pude hacerme unas fotos con los actores y ver como iban caracterizados.

Girona y vuelta a casa

Parece ser que el ratito de descanso y siesta surtió su efecto y aunque ni mucho menos estaba al 100%, el pequeñín se encontraba algo mejor.
De nuevo en la furgo llegamos a nuestro último destino, la ciudad de Girona donde cogeríamos de nuevo el tren hasta Barcelona.

Mientras esperábamos en la cafetería de la estación que llegara la hora de irnos, Isabel nos mostró más cositas en las que están trabajando desde Turisme inclusiu de la Costa Brava. Unos relieves de unos cuadros y un magnífico mapa accesible de Costa Brava i Pirineus de Girona. Está en braille,
todo el mapa en relieve, con un código QR con más info en audio y además, fotos de distintas personas en silla de ruedas, familias y… Oldo y
yo! sí, también salimos en el mapa.

El mapa, a la izquierda se ve escrito Mapa Accesible y a la derecha se ven las poblaciones de Costa Brava Pirineus en relieve y manos de Juanjo leyendo en braille.

Mapa accesible de Costa Brava Pirineus. A la izquierda fotos de personas con discapacidad, incluida yo con Oldo. A la derecha las manos de Juanjo leyendo.

El tren salió puntualmente y llegamos a casa sin más imprevistos. Bueno, en realidad sí! esa misma noche me convertí en tieta y madrina del
precioso primer hijo de mi hermano así que el día no podría haber terminado mejor.

¡Síguenos y no te pierdas nada!

Publicado por

amaterasu

Fundadora de Sixsense Travel, plataforma de turismo inclusivo. Apasionada de mi família Vikinga, los Viajes, la inclusión y la igualdad de género. Intentando hacer de este mundo un lugar mejor donde vivir.

2 comentarios sobre “Un día en família e inclusivo en la Costa Brava.”

  1. Empúries es un lugar genial. Las veces que he ido no había demasiada gente y la visita fue realmente espectacular. Vuestro artículo me hace pensar en volver con la familia. Creo que los niños no han estado allí. De lo que sí estoy seguro es que las otras localidades nos “faltan” así que en algún momento habrá que ponerle remedio y acercarse a estos pueblos de Girona con tanta fama.
    Salut! Daniel

    1. Hola!!! la verdad es que la Costa Brava se está preocupando mucho en ofrecer actividades y experiencias geniales para todo tipo de viajeros. Nuestro peque quizá era aún algo chiquitín para la visita a Empúries pero por ejemplo en la de Ullastret si no hubiera estado malo, le hubiera gustado. Había muchos niños en esa visita teatralizada.
      Merci por pasarte y comentar! Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.