Homenaje a mi inseparable compañera de Viajes, que se jubila.

Pensamiento visitado 1.351 veces

Núria abrazando a Bella enfrente de unas margaritas lilas

Como sabéis, desde SixSense Travel entre otras muchas cosas, pretendo visibilizar y concienciar de un turismo inclusivo para tod@s. Creo firmemente en que es una necesidad, y algo muy beneficioso para la sociedad en general, tanto social como economicamente.
Soy ciega y muchas veces viajamos solo con mi marido también ciego, nuestro hijo de 3 años que no tiene discapacidad y con nuestros inseparables compañeros caninos, nuestros hermosos perros guía. desde luego no es lo mismo viajar siendo ambos ciegos o viajar yendo con alguna persona sin discapacidad… La manera de viajar cambia, la velocidad en lograr visitar los lugares, llegar a los sitios también, y mucho de ello se debe a que aún no están adaptados los destinos a todas las personas. de hecho, tampoco es lo mismo cuando eres ciego moverte con bastón o con perro guía.

Hoy quiero dedicar este post a Bella, mi perra guía porque considero muy interesante e importante que veáis la gran labor que desempeñan, que son mucho más que nuestros ojos, son nuestros compañeros y a través del vínculo que establecemos, logramos formar una unidad compuesta por el perro y la persona y es esencial que se entienda que no son mascotas y que no hay que impedir su acceso a todos los lugares en los que por ley, pueden entrar guiando a su compañero humano.

Bella va a cumplir 12 años este abril, precisamente cuando iré a la Fundación del Perro Guía a por mi nueva o nuevo peludo. ¿Y por qué? Pues porque Bella se ha jubilado, sí sí, y además muy merecidamente. En realidad ya hace meses que la jubilé pero hasta hace poco no recibí la llamada en la que me convocan al curso residencial que empieza el 9 de abril.
Cuando tu perro se jubila, has de volver a pasar el mismo proceso que cuando lo solicitas por primera vez y es realizar 4 informes, a saber: médico, social, psicológico y de mobilidad. Una vez realizados, se envían a la escuela, lo valoran y deciden si eres apta o no para tener un perro guía. Cuando es la primera vez que lo solicitas entras en una lista de espera de años y cuando eres renovador, la lista se reduce a meses.

Bella, este post es un homenaje para ti, porque aunque no quepa todo lo que hemos vivido en estos más de 10 años como compañeras, intentaré al menos reflejar lo esencial.

Bella es una labradora negra preciosa, extremadamente inteligente y con una capacidad de aprendizaje y memoria asombrosos que viene de Rochester Hills en Michigan, de la escuela Leader Dogs For the Blind

Bella y yo en Rochester

Fui en octubre de 2007 con un grupo de 5 personas más y un intérprete y allí pasamos 3 semanas, por cierto, 3 maravillosas semanas. Tengo fantásticos recuerdos de esos días tanto de mis compañeros como de Jessica, nuestra instructora, el resto del equipo de instructoras y de todas las personas de la residencia y de la escuela con quienes tuvimos trato.
En 3 semanas Bella junto con Morgan, Daisy, Mochi, Clipper y Sterling se convirtieron en flamantes perros guía después de un año de adiestramiento social y básico con distintas familias y medio año de adiestramiento e instrucción como guías en la escuela.

Llegamos a Barcelona y ya no nos separamos. Conociste la universidad, te licenciaste conmigo.
Viajamos a la Laponia finlandesa y conocimos a Jolupukki!

Mi prima, Santa Clauss, Bella y yo en casa de santa Clauss, Rovaniemi.

Una vez terminada la universidad, fuimos a vivir a Madrid ya con Juanjo y su por entonces perrita guía Mery, allí asististe conmigo al master al que también nos graduamos y con nota.

Viajamos a Austria, y como siempre tú fuiste un gran ejemplo de buen comportamiento y es que nos apasiona viajar!

Núria y Bella y de fondo río, montañas verdes y un pueblecito austríaco.

En Madrid de nuevo estuviste conmigo en la búsqueda de empleo y en los chascos consiguientes pero también en la alegría de encontrar un trabajo por fin en Barcelona, mi ciudad de orígen.

Por supuesto estuviste presente en mi boda

Núria sentada en la terraza de casa, vestida de novia y con Bella y Mery, las dos perritas, a los lados.

y cuando el pequeño Vikingo llegó a nuestras vidas.

De nuevo en la terraza. En la mesa sentados en un lado Núria y Juanjo, el pequeño Vikingo en su hamaquita presidiendo la mesa, al otro lado de la mesa Raül, y echados Bella y Whost, los dos perritos.

Siempre juntas, en estos más de 10 años en los que hemos vivido indescriptibles alegrías y también dolorosas pérdidas. Siempre con tu carácter tan tuyo, yo diciéndote que es porque eres americana, tan buena, paciente… tan amorosa con tu pequeño círculo de confianza. Tan digna también! como te pusiste celosa cuando llegamos con el peque a casa y durante días no quisiste ni acercarte a mí… pero un día de repente se te pasó y volviste a ser tú, a frotarte en mis piernas, a hacer los “puentes y los toboganes”, a restregar tu morrito por el suelo… vaya, a hacerme todas esas fiestas a las que me tenías acostumbrada.

Bella, el pequeño con su mochila Koala y núria, todos de espaldas

Y ahora te jubilas, y sí, vendrá un nuevo o nueva compañero para mí, para trabajar y acompañarme pero tú seguirás con nosotros, como te mereces, para descansar y disfrutar de una vida más relajada de juegos, paseos, siestas, premios y sobre todo de mucho cariño de todos los que te queremos.

El pequeño Vikingo abrazando a Bella

¡Gracias good girl por todos estos años juntas, por haberme cuidado, guiado y acompañado tan bien!