Diario de un perro guía. 15/04/2018: Planes de domingo, aprendemos a comprobar el estado físico de nuestros perros, a cepillarlos y visitamos las perreras.

Pensamiento visitado 232 veces

Mi preciosa Bella cumple hoy 12 añazos, es una campeona! espero que le puedan dar algo bien rico para celebrarlo, se lo supermerece.
En cuanto a Oldo, no, no ha aguantado… Confieso que cuando a las 4 y media de la mañana de nuevo me ha dado con el morro y se ha puesto a llorar, me ha cogido un mal genio impresionante… pero bueno, obviamente le he sacado y por supuesto ha hecho sus cosas.

He ido al desayuno aún de bastante mal humor pero se me ha ido pasando. De refilón nos hemos despedido de Kristel y Jose Antonio ya que a las 8 y media se han ido a trabajar con Jose Manuel un rato antes de llevar a Jose Antonio a Atocha e irse con Kristel a su zona de residencia para seguir trabajando con ella.

A las 10 hemos tenido una sesión de comprobación del estado físico del perro y de cepillado con Rafa, uno de los cuidadores de perreras que está formándose para ser entrenador. Hemos repasado al perrete de arriba abajo, desde la trufa o nariz hasta la cola y luego el cepillado. Rafa ha visto lo de que no le gusta nada que le toquen sus patitas delanteras pero poco a poco y con paciencia se ha ido dejando un poquito más. Cuando hemos terminado la sesión les hemos llevado a hacer y les hemos dejado en las habitaciones con el kong y algo de pienso dentro ya que nos vamos a visitar las perreras.

La visita ha sido muy interesante, hemos empezado en el bloque de cachorritos y nos han dejado tocar dos labradorcitos machos negros de 2 meses y medio. No recuerdo sus nombres, solo que empiezan por Y y creo que ya es la 38 vez que pasan por esta letra y es que los cachorros los van nombrando por órden alfabético.
Después de cachorros hemos vuelto a salir, hemos visto la furgo con la que les llevan a entrenar y ya hemos ido a la parte principal donde hemos entrado en el bloque de entrenamiento, buen jaleo que montaban los perrines! hemos entrado en uno de los cheniles que es un recinto cuadrado con las paredes de azulejos y el suelo parece un tipo mármol y tiene una parte algo más elevada, como un escalón elevado que va de una punta a la otra de la pared derecha si se mira según entramos por la puerta de barrotes. Tiene también acceso a un patio. Hay que decir que todo está muy limpio y apenas huele a perro.
Para finalizar hemos visto a los jubilados, qué ternura me han despertado! más que los cachorros… He podido ver a Morla, una pastora alemana que conozco y estaba en uno de los despachos junto a unos 5 o 6 labradores todos machos. Dicen que Morla en cuanto llegó se hizo la reina del cotarro y es que es la más jóven, jubilada por circunstancias que nada tienen que ver con su edad o salud física. Según dicen por aquí, los jubilados viven como reyes, están en los despachos y cuando no hay curso Merche me ha comentado que también pululan por la residencia y que como ya se conocen todo esto, van sueltos.
Los usuarios a poco que podemos solemos quedarnos con nuestros peluches una vez los jubilamos pero por si alguien no puede quedárselo, puede traerlo a la escuela y ellos tratan de buscarle una familia que le acoja y si su salud física ya es muy delicadita, se lo queda la propia escuela.
La visita ha sido algo accidentada, a Zuli le ha dado una bajada de tensión y Javi se ha sentido muy afectado emocionalmente ya que se ha acordado de sus dos anteriores perritos guía, ambos ya fallecidos así que tampoco nos hemos entretenido mucho en perreras.

En cuanto he llegado a la habitación Oldo se ha puesto a saltar y a hacerme todas sus fiestas. Nos han recomendado que no les hagamos caso, que intentemos ignorarles aunque cuesta horrores, de hecho yo le he hecho algunas caricias aunque de manera muy tranquila y relajada.

Hemos comido a las 2 y la tarde la hemos tenido libre. He soltado un momento a Oldo con Malik aunque no han querido jugar, como saben que para la suelta llevamos pienso para que al llamarles nos obedezcan, al menos Oldo ha estado más pendiente del pienso que de otra cosa. Al llamarles con el silbato han venido la mar de bien para su comida y como además hacía frío, hemos decidido retirarnos a las habitaciones.

Hoy le he dado la comida al bicho pasadas las 5 y media a ver si así no me toca levantarme de madrugada otra vez. Además en casa Bella y Whost cenan a las 8 así que tengo que ir adaptando a este señorito a lo que se va a encontrar en unos días.
A media tarde me ha dado dolorazo de barriga así que me he quedado en la habitación intentando descansar a ver si mejoro y a las 7 visto que tampoco mejoraba mucho, y después que bea nos trajer la ropa de lavandería que esta mañana recogió… esta mujer es una crack, he ido a cafetería hasta como siempre, un ratito antes de cenar, que volvemos a sacar a los perros.

Hemos pasado la cena tranquilita y como dice Eloy, cada mochuelo a su olivo.
A las 11 de la noche he sacado a Oldo a ver si entre el atraso de la cena,el ir controlándole un poco el agua y sacarle a esta hora, me aguanta al menos hasta las 6 de la mañana.

¡Síguenos y no te pierdas nada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.