Diario de un perro guía. 10/04/2018: ¡Por fin nos conocemos!

Pensamiento visitado 207 veces

Hoy ha sido un día agotador, agotador emocionalmente, los nervios han sido junto con nuestros perretes los grandes protagonistas. Son más de las 11 de la noche y estoy absolutamente rendida, y eso que soy renovadora y ya me tomo las cosas distintas. Como me ha dicho alguien, esta vez se disfruta más… Al menos ya sabes un poco con lo que te vas a encontrar en cuanto a lo que se va a hacer en el curso, el perro o perra que te toca… ya es harina de otro costal pues cada uno es único e irrepetible.

Después del desayuno que es de 07:30H a 08:00, nos hemos juntado los usuarios de Richi (mi instructor) y Eloy (otro instructor de este curso) en la sala 2 y nos han presentado el material que vamos a usar, a saber: el arnés compuesto por el chaleco de cuero y el asa, la correa con el collar de trabajo, el silbato, el collar de descanso y el gentle leader.
Nos han explicado el uso de cada objeto y como utilizarlo y recomendaciones de mantenimiento ya que estos utensilios son para nosotros y nuestro perro.
Nos han dado también otro material, este por eso ha de devolverse al final del curso. Un comedero/bebedero metálico y dentro de él un cepillo, un peine, una gamuza y un pequeño kong. El kong es un juguete de goma dura o caucho no recuerdo bien en forma de cono con un agujero donde se mete un poco de comida y el perro se distrae mordiéndolo y golpeándolo para extraer su contenido. Es muy útil para algún ratito que tenga que quedarse solo o que esté aburrido y necesite algo que hacer.

Hemos ido a las habitaciones a dejar todo el material y de nuevo a la sala 2, ya sin bastones porque desde que entras en la escuela te animan a que guardes el bastón y en esa sala, ha venido uno de los momentos más importantes del curso, el conocer el nombre, raza, sexo y otros datos del que en breve será nuestro compañero peludo.
Han empezado por mí! qué nervios! de hecho fijaros si es importante el momento, que ellos quieren hacerle un símil a un parto… obviamente no es lo mismo, os lo digo yo que también soy mami pero sí que la emoción e intriga por poder después de tanto tiempo de espera sobre todo para los primerizos, conocer, tocar, ponerle cara al perrillo, es algo muy bonito y emocionante.
Mi nuevo compi de aventuras y viajes es Oldo! Es un labrador negro de un año y 8 meses que pesa 28kg, eso significa que es pequeño. De altura me han dicho que no crecerá más pero sí que aún ha de coger algo más de corpulencia. Richi dice que es una maravilla, que le encanta trabajar, que tiene mucha iniciativa y también sensibilidad.
Los demás perritos también son labradores, de los 9 que somos hay 6 negros y 3 canelita y de estos 9 solo hay dos hembras. Los nombres de la “patrulla canina” del curso 681 de la FOPG son: Oldo, Malik, Zizú, Guna, Polen, Daiko, Taxo, Lorien y Calco.

Una vez nos han dado los datos de todos los perros nos han hecho ir a las habitaciones a esperar donde uno por uno han ido recogiendo las ccorreas y trayendo a los perritos. Cuando Oldo ha llegado se me ha tirado encima, super amoroso!!! lametones, mordisquitos, saltos… es muy simpático, cariñoso y por lo que he visto al menos con el instructor, muy obediente, es impresionante como sabe pasar de 100 a 0 en un segundo.
Richi me lo ha presentado, nos hemos sentado para calmarle, hemos hablado un poquito del perro, con los nervios y la emoción ni me acuerdo bien del qué, solo recuerdo la voz como le ha cambiado al hablarme del perro que me entregaba y me ha encantado, oír la dulzura con la que me hablaba de Oldo y ver como Oldo le tiene devoción a Richi me ha tranquilizado muchísimo. Para mí era muy importante ver esa conexión entre perro e instructor aunque sé que va a ser algo más difícil que Oldo se vincule conmigo mientras vea a Richi pero me da igual… Lo lograré. Además me ha dicho Richi que le he caído muy bien a Oldo y que vamos a formar un gran equipo.

Al cabo de 20 minutos de estar juntos y solos perro y usuario en la habitación, hemos salido a practicar el comando junto por la residencia, yendo hasta el comedor y volviendo a la habitación y de nuevo al comedor. Practicando el entrar y salir de un espacio, en cuanto llegamos a una puerta, sentamos al perro, le decimos “quieto” picamos a la puerta para avisar que vamos a entrar, le mantenemos en quieto, abrimos la puerta, la dejamos a nuestra espalda, seguimos con el perro quieto y ya le decimos de nuevo “junto”, le hacemos pasar por delante nuestra y cerramos vigilando de no cogerles la cola.
En el comedor nos han hecho ir sentando y poniendo a los perros a nuestro lado izquierdo echados, con el comando “sienta” primero y una vez sentados, echarles con el comando “échate”. Así también hemos practicado la obediencia de mantenerles quietos al ir juntándose con más perros.

Hemos comido y Oldo ha hecho la intentona de levantarse alguna vez ya que Richi, su instructor se sienta a mi lado y claro, como le adora pues no puede resistir el intentar ir a saludarle. El trabajo aquí del instructor es realmente duro porque tiene que ignorar los gestos de amor del pero para que el animal poco a poco vaya desvinculándose de él y vinculándose con su nuevo compañero, en este caso compañera que soy yo.

A las 3 más o menos hemos ido saliendo a conocer la zona de hacer de los perros, yo ya la conocí ayer así que Richi me ha dicho que fuera investigándola con Oldo y poniéndole a hacer sus cosas y que él cuando terminara con Alex y Javi que son mis compis de equipo vendría conmigo y así lo ha hecho. La zona de hacer es grande, yo por ejemplo tengo una parte justo enfrente del dormitorio que es de tierra con setos y ahí pongo al perro y además soy la única ya que el resto de compañeros o porque sus instructores prefieren que sus perros lo hagan en asfalto o en el caso de mis dos compañeros de equipo porque sus habitaciónes dan al otro lado de la residencia, van como he comentado a una zona asfaltada que está cerquita de donde cada día tendremos que ir para coger las furgos que nos llevarán a hacer nuestras rutas.
Hemos reconocido pues este entorno y ya ha tocado la hora de la comida. En el caso de Richi hoy se la ha puesto él a nuestros perros y ha sido la mitad de la ración habitual, por aquello de los nervios y que pueden tener la barriga algo suelta.

La jornada de trabajo termina a las 4 y media y hasta las 8 y media que es la hora de cenar, tenemos libre.
Una vez ha cenado Oldo y han pasado unos 20 minutos, le he dado su agua y al cabo de otro ratito le he vuelto a sacar. Sobre todo estos primeros días hay que darles muchas oportunidades de salir por si acaso.
Nos hemos juntado en la cafetería a contarnos un poco nuestras primeras experiencias y sensaciones, los renovadores por tener que cambiar de chip y empezar de 0 más o menos, con un nuevo perro y los nuevos empezando a vislumbrar lo que es el pasar de un 600 = a bastón, a un ferrari = perro guía.

Hemos cenado, hoy se nota mucho el cansancio emocional como decía al inicio del post de tod@s y de nuevo hemos puesto a los bichillos a hacer y ya cada uno a su habitación para terminar el día.

¡Síguenos y no te pierdas nada!

8 comentarios sobre “Diario de un perro guía. 10/04/2018: ¡Por fin nos conocemos!”

  1. Gracias por compartirlo Nuria! Súper bien explicado. Ay, cuánta nostalgia! Aunque la experiencia en la escuela de Rochester es ligeramente distinta, pero ahy muchas cosas que son similares.
    Me ha llamado la atención, por ejemplo, lo del collar de descanso y el gentle leader. En mi caso al menos, con Brilyn, solamente tuve y tengo un único collar desde el principio. El gentle solo lo usaban aquellos perretes a los que les costaba más concentrarse y se distraían mucho al guiar. YO lo tuve que usar con Brilyn al menos durante el primer año, pero luego ya la perra se fue centrando y yo me fui sintiendo cada vez más segura y confiada con ella, hasta que se lo acabé quitando.
    Sigue contándonos cositas, que me encanta!
    PD: Me gusta el nombre de Lorien, me recuerda a un personaje de El señor de los Anillos, jejejejeje.

    1. Preciosa! yo como feliz compañera de una perrita ya jubilada de Rochester te cuento que no, no se parece mucho esto a aquello, aquí la cosa es más tranquila, menos horas de trabajo… Y yo tampoco tuve collar de descanso ni el gente leader, de hecho nunca me enseñaron a usarlo ni me lo dieorn porque consideraron que Bella no lo necesitaba. De momento con Oldo tampoco lo he usado, veremos si me enseñan a ponérselo o no hará falta.
      Lorien mola millones, cuando me lo dijo su ducadora, que dio la casualidad que la conozco le dije que me encantaba… quien iba a decir que estaría en mi curso! aunque no me ha tocado a mí obviamente XD.
      Besos y gracias por seguir este diario!

    1. Muchas gracias hermosa por seguir el diario y comentar, espero que te esté gustando y que además sirva de algo jejej.
      Muchos besos para todo Villafrutitos!

  2. Que bien, qué alegría que ya te lo hayan presentado, yo no tengo perro guía pero tiene que ser una experiencia inolvidable, espero no sigas contando cositas

    1. Sí! es una experiencia muy emocionante y bonita. Muchas gracias por leer y comentar y espero que sigas enganchada al diario! jeje. Un abrazo.

  3. ¡Hola, mi niña!

    ¡Qué recuerdos cuando te leo, tanto de cuando fui a por Mery como de cuando fui a por Whost

    ¡Me encanta que publiques este diario de un perro guía, sé que a muchísimos nos resulta súper interesante y emotivo!

    ¡Sigue publicando, que me encanta leerte!

    ¡Disfruta de la experiencia, y sobre todo, intenta no comparar (aunque es jodidamente difícil). Cada perro es único y cada etapa también. ¡Y estoy segurísimo de que Oldo y tú vais a congeniar a las mil maravillas!

    Y desde aquí, Eric y yo te echamos de menos, y estamos deseando que vuelvas… ¡para conocer a ese negrito (Whost ya me ha dicho que él no piensa cederle su colchón), pero sobre todo, para tenerte otra vez con nosotros! 🙂

    ¡Te queremos!!!!!!!!!

    1. AAAAYYYY! se me ha caído la lagrimilla al leerte jejeje. Os echo mucho de menos, tú ve enseñándole a mi bebito las fotos y vídeos que voy mandando a parte de nuestros facetimes everyday jejeje.
      Me encanta que leerme os traiga recuerdos, os guste y os parezca útil. Yo estoy redactando este diario con mucha ilusión y cariño, aprovechando las horas que tenemos libres, sobre todo por la noche ya que por suerte hemos formado un bonito grupo y en nuestros ratos libres estamos muchas veces juntos en la cafetería o en alguna otra parte de la resi.

      Petonets enormes, us estimo i us trobo a faltar!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *