Diario de un perro guía. 11/04/2018: Primer contacto como guía.

Pensamiento visitado 163 veces

La alarma ha sonado a las 6, y vaya si me ha costado levantarme! como era de esperar, la primera noche ha sido algo movidita… Le ha dado no sé porqué un ataque de estornudos en plena madrugada, ha estado algo inquieto y además ha querido subirse a la cama apoyando sus dos patas delanteras. Por supuesto se ha llevado un no y un baja como respuesta y ha decidido que lo más inteligente era dejar dormir a la “borde” de su compañera y no volver a intentar semejante idea.
Hoy hace mucho frío y aire pero aún y así he aguantado en el “haz haz” como una campeona hasta que ha hecho el número 1 y el 2. Es una manera sutil no sé si americana, yo la aprendí en Rochester de decir que el perro ha hecho pis (nº1) y caca (nº2).

Después de desayunar, yo como siempre mis dos tostadas de pan con tomate y aceite y un colacao calentito, de nuevo a ponerles a hacer y ya con la ropa de abrigo y el chaleco del perro, ya que el asa del arnés aún no nos la han dado, hemos ido a la zona de carga de las furgos y el equipo de Richi y Heloy que somos Alex, Javi, Yo, Zule y Manuel nos hemos montado y a Boadilla a hacer nuestra primera ruta.

Hemos ido a practicar por Boadilla mismo, en una zona de urbanizaciones. Hemos comprobado qué asa de los 4 tamaños que hay me va mejor a mí y… me ha venido un momento de shock y mente en blanco. El volver a notar un arnés en mi mano con mi nuevo compañero pero al mismo tiempo notar que no es el arnés que he llevado tantos años, el de Rochester y que mi acompañante ya no es compañera si no compañero, que ya no es mi Bella… junto que además yo daba los comandos en inglés y ahora son en castellano, me han provocado como decía ese lapsus de bloqueo. Y mira que he oído a Juanjo millones de veces con sus perros guía que ambos son de Madrid!!!! pero yo estaba con mis “forward, straight, right, left, sit, down, stay… good girl!”
Por suerte en cuanto Richi me ha dicho que para empezar a andar el comando es “avanza” la cosa ya ha fluido y me he ido acordando del resto y tranquilizando.

Hemos practicado los comandos de “recto” un poco “derecha” y el “dobla” este último comando es que el perro haga un pequeño desplazamiento, que no giro, hacia la izquierda para evitar algún obstáculo que tenemos enfrente o por ejemplo para alejarnos un poco de la pared si vamos muy pegados a ella y la tenemos a mano derecha.
Me ha gustado sentir a Oldo y que él empiece a sentirme a mí. Empezar a conocernos y a entendernos… aunque esto llevará muchas semanas. Oldo está muy muy apegado a su instructor y es normal, por lo cual está más pendiente a él que no a lo que yo le pueda decir. Poco a poco. Aún y así la ruta ha ido muy bien, ha seguido bastante bien mis comandos y ha sido un bonito y agradable paseo.
De hecho en una zona ajardinada Richi ha soltado un poco a Oldo ya que quiere por ser el primer día darle al perrín algo de desahogo porque para ellos también es una situación muy estresante y no ha tenido ni que llamarle, aunque iba suelto iba pendiente a nosotros y no se alejaba… Una pasada!
Cuando he terminado mi ruta, he esperado junto al resto en una cafetería mientras los demás han ido trabajando.

Después de llegar a la escuela, ponerlos a hacer y comer nosotros, hemos tenido una charla muy interesante sobre psicología canina. Entre otros temas se ha hablado sobre los distintos tipos de sensibilidades que tienen los perros: corporal, auditiva, visual, emocional… hemos hablado de la obediencia, de técnicas psicológicas que usan en su adiestramiento como el condicionamiento clásico y operante y el refuerzo positivo.
Al terminar la charla hemos hecho más obediencia y práctica del comando “junto” en el hall yendo y viniendo por el pasillo de las habitaciones al comedor, evitando que los perros al cruzarse se saluden. La primera vez no ha salido muy bien, la segunda mucho mejor.

Hoy la cena se la he puesto yo con supervisión de Richi, eran 400 gramos pero lo hemos dejado en 3 vasos que son unos 300, Richi ha considerado que es suficiente por el momento.
El resto de tarde hemos descansado un poco e ido a la cafetería a charlar hasta las 8 que quien ha querido ha llevado al perro a hacer… yo me he entretenido hablando con Enrique el que está por las noches, he sacado al perrete y todos a cenar, a volver a sacar al perro y a descansar.

¡Síguenos y no te pierdas nada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *